Hacia la canonización de Pablo VI

Marzo 07, 2018
De fsspx.news
news-header-image

Durante una entrevista concedida al sitio web estadounidense Crux, el Cardenal Pietro Parolin anunció el 6 de marzo de 2018 que el Papa Pablo VI (1963-1978) podría ser canonizado el próximo mes de octubre, en el sínodo de obispos dedicado a los jóvenes.

Este anuncio tuvo lugar después de la aprobación, por parte de la Congregación para las Causas de los Santos, el 6 de febrero de 2018, del reconocimiento de un "milagro" atribuido a la intercesión de Giovanni Battista Montini.

El 27 de abril de 2014, el Papa Francisco canonizó a los papas Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pablo II (1978-2005). El 19 de octubre del mismo año, a la clausura del sínodo de la familia, beatificó a Pablo VI.

El 17 de febrero de 2018, durante un reencuentro con el clero de Roma, el papa Francisco declaró que la canonización de Pablo VI tendrá lugar en el transcurso del año 2018: "Pablo VI será canonizado este año, la beatificación de Juan Pablo I está en proceso, en cuanto a Benedicto XVI, y a mí mismo, estamos en lista de espera," bromeó.

Mediante estas canonizaciones a marcha forzada de todos los papas modernos, lo que realmente se canoniza, en cierto modo, es la reforma general de la Iglesia ocurrida desde hace cincuenta años, y al mismo tiempo ésta se vuelve irreversible. Asimismo, se pretende reforzar la religión conciliar, es decir, la concepción y el espíritu de la práctica del catolicismo como lo redefinió el Concilio Vaticano II a través de sus reformas destructoras del culto, de la fe y de la doctrina.

Una vez más surge la cuestión de la evolución de los procesos de beatificación y canonización, así como su utilización para fines de política eclesiástica.

Monseñor Marcel Lefebvre, quien fue suspendido a divinis durante el pontificado de Pablo VI, expuso a los seminaristas de Ecône la opinión que tenía sobre este papa, durante las conferencias dadas sobre las Actas del Magisterio, mismas que proporcionaron el material para su libro Le Destronaron, El capítulo XXXI, "Pablo VI, el Papa Liberal" nos permite saber exactamente lo que el fundador de la Fraternidad San Pío X hubiera dicho sobre el anuncio de esta próxima "canonización".

El pontificado del Papa Paulo VI (1963-1978) pasará a la historia como el pontificado del Concilio Vaticano II y su implementación, lo cual introdujo la revolución a la Iglesia. Las siguientes son algunas de las principales reformas resultantes de dicho concilio: la Nueva Misa, cuyo espíritu y rito son peligrosamente similares a la "liturgia" protestante; un falso ecumenismo que ignora la verdadera unidad de la Iglesia; el aggiornamento general que abolió las venerables tradiciones de las órdenes y congregaciones al cuestionar la vida sacerdotal y religiosa; la prolongada crisis de la Iglesia, con la destrucción de la fe y las vocaciones, del espíritu católico en la educación, de la práctica moral y religiosa en todos los aspectos, etc. Paulo VI, un papa torturado, presa de la duda y la preocupación, pretendió prohibir la Misa de San Pío V en el consistorio de 1976, y persiguió la legítima reacción de la Tradición, la cual se opuso a la revolución conciliar con los veinte siglos de vida y enseñanza de la Iglesia.