¿Encuentran un cuadro de Caravaggio?

Abril 17, 2021
Origen: fsspx.news

Un cuadro de arte sacro valorado en 1,500 euros en una subasta en Madrid (España) fue retirado in extremis por sus propietarios. Un peritaje concluyó que se trata de un Ecce homo pintado por la mano de Caravaggio cuyo rastro había desaparecido desde hace varias décadas.

El cuadro que representa la coronación de espinas hizo menos apariciones que su modelo divino durante los cuarenta días posteriores a la Resurrección, pues fue retirado de la venta por sus dueños en el último momento antes de ser subastado el 8 de abril de 2021 en la Casa Ansorena de Madrid (España).

"El lote fue retirado porque una de las piezas necesita ser revisada e investigada con mayor profundidad, ya que los propietarios tienen algunas dudas sobre su autenticidad", explicó el diario italiano La Repubblica, que expuso el caso.

Para el ojo inexperto, el cuadro no destacaba entre las numerosas pinturas subastadas ese día: se trata de un óleo sobre lienzo de 111 x 86 centímetros, titulado "La Coronación de Espinas", atribuido a José de Ribera, discípulo de Caravaggio, y con un precio de salida de 1,500 euros. Entonces, ¿por qué se retiró el lienzo el 8 de abril?

El pasado 25 de marzo, Vitorio Sgarbi, reconocido historiador del arte en Italia, recibió una fotografía del cuadro de uno de sus colegas que solicitó su pericia para un anticuario conocido suyo.

"En cuanto lo vi, comprendí que el cuadro era de Caravaggio, y solo tuve un deseo: comprarlo para traerlo de vuelta a Italia", explicó Vittorio Sgarbi.

El anticuario, por su parte, también está considerando adquirir el lienzo, pues incluso está dispuesto a poner varios cientos de miles de euros sobre la mesa. El 6 de abril la situación dio un giro sorpresivo: "Me informaron que la pintura fue retirada, quizás debido a licitaciones previas demasiado grandes", declaró el experto italiano a La Repubblica.

En realidad, a nadie le interesa una pintura subastada a bajo precio, pero tan pronto como la subasta corre el riesgo de dispararse, la probabilidad de que el estado intervenga para mantener la obra de arte en el país es alta. Posteriormente el precio de venta se estabilizó, para disgusto de los propietarios de la obra.

Después de retirar el lienzo de la subasta, los propietarios pueden venderlo tranquilamente y esperar un muy buen precio. Porque, si se prueba la tesis de la atribución a Caravaggio, "el precio de compra podría ascender a los 100 y 150 millones de euros, si se vende a un inversor privado, contra 40 o 50 millones a un museo público, como el del Prado", subrayó Vittorio Sgarbi.

La atribución a Caravaggio no se basa únicamente en la opinión del historiador italiano: otros elementos convergen en la misma dirección, como una carta de Caravaggio fechada el 25 de junio de 1605 donde escribe: "Yo, Michel Angelo Merisi da Caravaggio, declaro haber recibido una suma de dinero del ilustre Massimo Massimi, como pago por el encargo de un cuadro que representa La Coronación de Espinas".

El lienzo en cuestión sería, por tanto, el Ecce homo pintado por Caravaggio para el cardenal Massimi, destinatario de la carta. Además, dos historiadores de la época moderna, Giovanni Pietro Bellori y Filippo Baldinucci informan que, a finales del siglo XVII, la pintura llegó a España.

Vittorio Sgarbi está convencido de ello: "en mi opinión, la huella de Caravaggio aparece en la mirada brutal del hombre de la izquierda, y en la mano que sujeta la tela roja del manto: este motivo es la firma indiscutible de Caravaggio", asegura.

Para los admiradores de Caravaggio, la esperanza de contemplar este cuadro ha disminuido en gran medida: cuando un lienzo de este tipo sale de la subasta para ser vendido de forma privada, hay pocas esperanzas de volver a verlo, durante mucho tiempo...