¿Monseñor Schneider y Monseñor Viganò en discusiones doctrinales con Roma?

Agosto 02, 2020
Origen: fsspx.news

En su obra "Christus Vincit: El triunfo de Cristo sobre la oscuridad de la era", publicada en inglés por Angelico Press, Monseñor Athanasius Schneider no duda en cuestionar el Concilio Vaticano II: "Durante mucho tiempo creí que los textos del Concilio no representaban un problema importante. Por un lado, consideraba que habían sido maltratados por los liberales, y por el otro, me parecía que las críticas de Monseñor Lefebvre eran exageradas. Me era imposible pensar que un Concilio o un Papa pudieran cometer un error. Implícitamente, consideraba cada palabra del Concilio y del Papa como infalible, o al menos sin error. […] Ahora me doy cuenta de que mi razón estaba como "apagada"; efectivamente, tal actitud no es saludable y va en contra de la Tradición de la Iglesia, como podemos comprobar entre los Padres, los Doctores y los grandes teólogos de la Iglesia durante los últimos dos mil años". (P.116-117, edición en inglés).

Y agrega: "Un análisis honesto revela que ciertas expresiones de los textos del Concilio rompen con la tradición constante del Magisterio anterior. No debemos olvidar el hecho de que el fin principal del Concilio era pastoral y que no tenía la intención de proponer enseñanzas particulares definitivas". (P. 119, edición en inglés).

Por su parte, Monseñor Carlo Maria Viganò ha establecido desde hace varios meses un vínculo de causa y efecto entre el Concilio y la crisis actual en la Iglesia: "Los intentos de corregir los excesos del Concilio -invocando la hermenéutica de la continuidad- han demostrado ser infructuosos: Naturam expellas furca, tamen usque recurret [Puedes expulsar a la naturaleza con un tridente; pero regresará enseguida] (Horacio, Epístolas, I, X, v. 24). La Declaración de Abu Dabi -y como Monseñor Schneider acertadamente observa, sus primeros síntomas en el panteón de Asís- 'fue concebida en el espíritu del Concilio Vaticano II". ("Excursus sobre Vaticano II y sus consecuencias", en Chiesa e post concilio del 9 de junio de 2020).

En consecuencia, surge una pregunta: ¿los intercambios entre los dos prelados se convertirán en discusiones doctrinales con la Congregación para la Doctrina de la Fe, como lo hizo anteriormente la Fraternidad San Pío X? ¿Se puede cuestionar al Concilio, mostrando su falta de continuidad con el magisterio anterior, sin provocar las reacciones del Cardenal Luis Ladaria Ferrer y del Papa Francisco? Por el momento, solo Sergio Centofanti, subdirector editorial del Dicasterio para la Comunicación, ha intentado defender al Concilio en un artículo publicado el 22 de junio en Vatican News, titulado "El desarrollo de la doctrina es la fidelidad en la novedad". Pero esta débil defensa, más retórica que teológica, lejos de cerrar el debate, lo convoca e incluso lo exige. Un debate doctrinal con la Congregación para la Doctrina de la Fe y no con el Dicasterio para la Comunicación.

Padre Alain Lorans