¿Qué espera Roma para detener el camino sinodal?

Marzo 24, 2021
Origen: fsspx.news

La dirección tomada por la Iglesia de Alemania en el camino sinodal se ha desviado desde hace mucho tiempo. De hecho, el proceso está distorsionado desde el principio y el peligro aumenta con el paso del tiempo y el avance del mecanismo puesto en marcha.

Esta desviación fue denunciada por FSSPX.Actualidad, con todas las pruebas de apoyo. Bastaba con ver de cerca este camino sinodal para descubrir que conducía directamente al cisma. E incluso se podría decir que el cisma ya está ahí.

Las advertencias autorizadas se han presentado desde hace algunos meses y, a menudo, se dirigen al Soberano Pontífice. ¿Pero serán escuchadas? Y si se escuchan, ¿tendrán un seguimiento?

En una entrevista del 10 de marzo con el periódico italiano Il Foglio, publicada en francés en el sitio web L'homme nouveau, el cardenal Sarah habló de las "traiciones en marcha dentro de la Iglesia". Después de discutir los abusos, expresó su preocupación por la posible traición "en marcha en Alemania en el camino sinodal". Y añadió: "Uno se pregunta qué quedará del Evangelio si se sigue adelante con esto: una verdadera apostasía silenciosa".

El 14 de marzo, Monseñor Philip Egan, obispo de Portsmouth, Inglaterra, expresó su preocupación en un tuit: "Roma debería intervenir en el camino sinodal alemán antes de que sea demasiado tarde. Es bueno trabajar en los temas más acuciantes pero, al mismo tiempo, Roma debería reafirmar los parámetros doctrinales, insistiendo en que los católicos alemanes miren hacia afuera, hacia el servicio y la misión".

En Alemania, Monseñor Rudolf Voderholzer siempre ha desconfiado e incluso se ha opuesto al proceso en curso. En 2019 pidió que se modificara el proceso. El cardenal Rainer Woelki, arzobispo de Colonia, también se ha declarado más que reacio a participar en el camino sinodal.

Finalmente, el sitio cath.ch reveló en un artículo del 9 de marzo que el Papa Francisco expresó a Monseñor Heinz-Josef Algermissen, obispo emérito de Fulda en Alemania, el 12 de octubre de 2020, su "terrible preocupación" por la evolución del camino sinodal.

Cada día que pasa hace que la situación sea más difícil y peligrosa. El caso del "concilio pastoral" holandés a finales de los sesenta ilustra a la perfección esta situación. Roma, en la persona del Papa Pablo VI, tardó demasiado en reaccionar. Y la Iglesia holandesa se hizo añicos: el espejismo de las falsas expectativas se disipó, las tropas se disolvieron y abandonaron la Iglesia.

El fuerte disparo de advertencia de las reacciones episcopales, en Alemania y en otros lugares, contra la decisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la bendición de las uniones homosexuales, debería hacer reaccionar a la gente.

En una ocasión, el Papa dijo durante su "magisterio aéreo", el 10 de septiembre de 2019, en el avión que lo llevó de regreso de Madagascar, "que no tenía miedo a los cismas". ¿Quería decir que no se imaginaba que podría suceder uno? ¿O que sabía cómo afrontar esta situación?

Sin embargo, ya no es una cuestión de tener miedo: el cisma está ahí, le guste o no.