¿Quiénes están preparando el próximo cónclave? (1)

Diciembre 30, 2021
Origen: fsspx.news
Entrada al cónclave, 12 de marzo de 2013

Durante la reunión que tuvo con sus compañeros jesuitas en Eslovaquia, el 12 de septiembre de 2021, el Papa Francisco denunció el comportamiento sospechoso de ciertos prelados, durante y después de su cirugía del 4 de julio. "Se estaban preparando para el cónclave", dijo.

La revelación de una especie de conspiración para preparar su sucesión ha despertado el asombro de varios comentaristas, entre ellos Giovanni Butta, cuyos comentarios fueron retomados por el sitio web de Aldo Maria Valli el pasado 28 de septiembre. La sorpresa no es tanto por el contenido de esta revelación, sino por quién la hizo...

Recordemos que el propio cardenal Jorge Mario Bergoglio se benefició del apoyo eficaz y discreto de los prelados progresistas para su elección.

Sobre este punto, podemos remitirnos al libro "Confesión de un cardenal" [Jean-Claude Lattès, 2007] donde, de forma anónima, el cardenal Achille Silvestrini (1923-2019) admite que se realizaron reuniones para preparar la sucesión de Benedicto XVI, desde el inicio de su pontificado.

Además, se puede consultar la biografía del cardenal Godfried Danneels (1933-2019), [Karim Schelkens Jurgen Mettepenningen Godfried Danneels, Polis éd., Amberes, 2015] donde el prelado belga designa con el nombre de "Mafia de San Galo" al grupo de prelados que se reunieron, por iniciativa del cardenal Silvestrini, en esta ciudad suiza.

Un mes después de esta revelación del Papa sobre un hipotético "complot", el periodista Francesco Boezi admitió de buen grado, en un artículo de Il Giornale del 17 de octubre, que las facciones internas del Colegio Cardenalicio ya se están organizando "para no ser tomado por sorpresa cuando la sede quede vacante".

El periodista italiano describió una asamblea de electores actualmente dividida en tres corrientes principales: los cardenales "bergoglianos", "progresistas" inclinados a proseguir con la reforma de la Iglesia; los "ratzingerianos", "conservadores" y deseosos de reorientar la Iglesia; y el "gran centro" que aglutina a los altos prelados que oscilan entre los dos frentes.

Francesco Boezi señala que los "ratzingerianos" actualmente se pueden contar "con los dedos de una mano". Lo que vuelve "completamente improbable" la elección de un nuevo Papa de tendencia conservadora.

Partiendo del supuesto de una gran preeminencia del clan progresista, el periodista afirma que hay "muchos nombres para el papado", entre ellos el cardenal filipino Antonio Tagle y el alemán Reinhard Marx.

Pero los "ratzingerianos", sintiéndose incapaces de colocar a uno de sus favoritos en la sede de Pedro, podrían optar por otra solución, similar a un "mal menor". Para evitar la elección de un pontífice demasiado progresista, podrían aliarse con el "gran centro". Lo que podría determinar la elección de un Papa "moderado".

No obstante, hay que tomar en cuenta el próximo consistorio -cuya fecha aún no sabemos, pero cuya celebración es segura- en el que vendrán nuevos cardenales para fortalecer el colegio elector. ¿Cuál será entonces la participación del "gran centro"? "Quizás menos de lo que esperan los ratzingerianos", concluyó Francesco Boezi.