¿Quiénes están preparando el próximo cónclave? (3)

Enero 05, 2022
Origen: fsspx.news

Durante la reunión que tuvo con sus compañeros jesuitas en Eslovaquia, el 12 de septiembre de 2021, el Papa Francisco denunció el comportamiento sospechoso de ciertos prelados, durante y después de su cirugía del 4 de julio. "Se estaban preparando para el cónclave", dijo.

La primera parte presentó las tres tendencias que se destacan entre los cardenales. La segunda describió el grupo de presión más influyente. Este tercer artículo analiza las maniobras que prepararon los dos cónclaves anteriores.

La "Mafia de San Galo"

Para hacerse una idea de las negociaciones en curso, conviene consultar el libro de Julia Meloni, que acaba de ser publicado en Estados Unidos, The St. Gallen Mafia [TAN Books, 2021]. El historiador Roberto de Mattei escribe en Correspondance européenne del 10 de noviembre que "quien quiera entender lo que hay detrás del Sínodo sobre la Sinodalidad, inaugurado el 10 de octubre por el Papa Francisco, no puede abstenerse de leer" este libro.

El académico italiano recuerda: "San Galo es una pequeña ciudad en Suiza. En 1996, su obispo era monseñor Ivo Fürer, que había sido, hasta el año anterior, secretario general del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas.

"Junto con el cardenal Carlo Maria Martini (1927-2012), monseñor Fürer decidió invitar a un grupo de prelados para establecer un calendario de trabajo para la Iglesia del futuro. Este grupo se reunió durante 10 años, de 1996 a 2006.

"Además del cardenal Martini, las figuras clave eran: Walter Kasper, obispo de Rottenburg-Stuttgart, y Karl Lehmann (1936-2018), obispo de Mainz, quienes recibirían la púrpura cardenalicia. Entonces se eligió por cooptación a dos futuros cardenales: Godfried Danneels (1933-2019), arzobispo de Mechelen-Bruselas, y Cormac Murphy-O’Connor (1932-2017), arzobispo de Westminster.

"El cardenal de la curia, Achille Silvestrini (1923-2019), se unió a ellos en 2003. Gracias a él, el grupo de San Galo se convirtió en un poderoso grupo de presión capaz de influir en la elección de un Papa. Pocos días después del funeral de Juan Pablo II, la "Mafia de San Galo" se reunió en Villa Nazareth en Roma para acordar un plan de acción para el cónclave que se iba a inaugurar".

Sobre lo sucedido durante el cónclave que eligió a Benedicto XVI, el 19 de abril de 2005, nos enteramos de los siguientes hechos: "El cardenal Murphy-O'Connor estaba vinculado con el cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, y lo presentó al grupo como un posible candidato anti-Ratzinger.

"Bergoglio recibió el voto de la 'mafia', sin embargo, el cardenal Martini expresó serias dudas sobre la candidatura del cardenal argentino, alimentadas, entre otras cosas, por información que le llegaba del interior de la Compañía de Jesús.

"Cuando en el cónclave de 2005 la derrota de Bergoglio fue un hecho seguro, Martini anunció al cardenal Ratzinger, tal vez con cierto alivio, que pondría sus votos a su disposición. El grupo de San Galo celebró una reunión final en 2006, pero Martini y Silvestrini continuaron ejerciendo una fuerte influencia en el nuevo pontificado.

"En 2012, el cardenal Kasper habló de un 'viento del sur', que soplaba en la Iglesia, y no es casualidad que el 17 de marzo de 2013, pocos días después de su elección, el Papa Francisco citó a Kasper como uno de sus autores favoritos y le encomendó la tarea de abrir el Consistorio Extraordinario sobre la Familia en febrero de 2014".

Al ser entrevistada por Corrispondenza romana, el 10 de noviembre, Julia Meloni aportó elementos interesantes sobre las reuniones de San Galo: "El recientemente fallecido arzobispo de Mechelen-Bruselas, el cardenal Godfried Danneels, uno de los miembros del grupo de San Galo, lo describió como una 'mafia'.

"En el lenguaje común, el término 'mafia' está relacionado con una organización criminal. La autodenominación del grupo como una 'mafia' es sin duda una elección curiosa y reveladora. Claramente estaban tramando una revolución en la Iglesia, un programa específico que comenzó con la propuesta de Kasper de dar la comunión a las personas divorciadas y vueltas a casar civilmente.

"Tenemos amplia evidencia de que Martini y otros codificaron este programa durante muchos años. En cuanto a la forma en que se implementó, está claro que una persona en concreto debe haber ejecutado el programa de la mafia: Bergoglio. Por tanto, es significativo que, por ejemplo, pocos días después de su elección, el Papa Francisco elogió específicamente al cardenal Walter Kasper (1), poniendo en marcha el antiguo plan de la mafia para realizar la propuesta de este último".

En cuanto a la concordancia entre el plan subversivo de San Galo [especialmente las ideas ultra progresistas del Cardenal Martini] y los actos del Papa Francisco [en particular en Amoris laetitia], Julia Meloni afirma:

"El historiador Roberto de Mattei ha argumentado de manera convincente que la esencia de Amoris lætitia está contenida en el 'último testamento' de Martini, la última entrevista que concedió [el 8 de agosto de 2012], publicada [el 1 de septiembre] inmediatamente después de su muerte en 2012 [31 de agosto].

"En este testamento, Martini habló específicamente de conceder los sacramentos a los divorciados vueltos a casar civilmente, presagiando así la reanudación de la propuesta de Kasper en los Sínodos sobre la Familia y luego en Amoris laetitia.

"En una entrevista concedida en 2009, Martini indicó que las prioridades de la revolución en la Iglesia serían, en este orden: el divorcio, el celibato de los sacerdotes y la relación entre la jerarquía eclesiástica y la política. Dos de estas cuestiones ya están resueltas, o al menos están en proceso de resolución, el divorcio y la relación entre Iglesia y política, alejándose del inmutable Magisterio de la Iglesia.

"El reciente encuentro entre el Papa Bergoglio y el presidente Biden es una clara demostración de esto. ¿Qué faltará para que este triple programa se complete debidamente?"- Ver el próximo artículo: "Joe Biden y Francisco, el aborto y la comunión".

Julia Meloni concluye: "Aunque la mayoría de los miembros de la mafia están muertos, con la notable excepción del cardenal Kasper, sus ideas sobreviven en muchos de sus compañeros de viaje y discípulos. Aunque la mafia ya no se reúne a escondidas tras bambalinas, su espíritu permanecerá a la luz del día, especialmente porque el Papa Francisco ha designado a muchos de los cardenales que elegirán a su sucesor".

Nota 1: Papa Francisco, Ángelus 17 de marzo de 2013: "En los últimos días, he leído el libro de un cardenal, el cardenal Kasper, un teólogo inteligente, un buen teólogo, sobre la misericordia. Y este libro me hizo mucho bien, ¡pero no crean que estoy haciendo publicidad a los libros de mis cardenales! ¡No! Pero me hizo mucho bien, mucho bien... El cardenal Kasper habla sobre sentir misericordia, esa palabra que lo cambia todo. Esto es lo mejor que podemos sentir, porque cambia el mundo. Un poco de misericordia hace que el mundo sea menos frío y más justo".