“Veni, Sponsa Christi, accipe coronam”

Junio 19, 2021
Origen: fsspx.news

"Ven, esposa de Cristo, recibe la corona". En la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, en Albano Laziale, once postulantes tomaron el hábito religioso de las Consoladoras del Sagrado Corazón, y dos novicias hicieron su primera profesión. El Padre Davide Pagliarani, Superior General de la Fraternidad San Pío X, fue el celebrante.

Fue una ceremonia asombrosa la que tuvo lugar el viernes en Albano. Si, como dice Santo Tomás de Aquino, el asombro es la reacción del hombre ante un evento cuya causa desconoce, sin duda había motivos para sorprenderse este viernes 11 de junio.

Once jóvenes ataviadas con sus vestidos de novia se acercan al altar, sin que se pueda ver a los esposos por ningún lado.

Pero el Esposo está allí, y las espera en el altar: es el Cordero del que habla el Apocalipsis.

La ceremonia es sencilla e imponente, coloreada con esa fuerza expresiva que posee en grado eminente la Santa Madre Iglesia.

El celebrante bendice primero el hábito religioso, el velo, el rosario y procede a entregar el cirio.

Entonces las novias desaparecen. Regresan después de diez minutos de espera, vestidas con el nuevo traje de las novias de Cristo. Hábito negro, velo blanco. "Virgines enim sunt y sequuntur Agnum quocumque ierit". "Son vírgenes, y siguen al Cordero dondequiera que va".

Que el hombre está compuesto de alma y cuerpo, es algo que nuestra Santísima Madre la Iglesia ha entendido muy bien. Y si la entrega total de uno mismo es ciertamente un acto de la voluntad movida por la gracia, el cambio de ropa es el signo del acto interno de la voluntad.

No menos imponentes son las ceremonias que acompañan la profesión de las dos novicias. El cambio del velo blanco al negro, la coronación de espinas, la entrega de la cruz. "Christo crucifixus sum cruci", nos dice san Pablo, "Con Cristo estoy juntamente crucificado".

A menudo, los sacerdotes, como parte de su ministerio, reciben peticiones de oración de los fieles. Pero si hay tantos que piden oraciones a los sacerdotes, ¿quién ora por ellos?

Las Hermanas Consoladoras del Sagrado Corazón son una congregación religiosa que se dedica particularmente a orar por los sacerdotes. 

"No es sano amar el silencio y rehuir el encuentro con el otro, desear el descanso y rechazar la actividad, buscar la oración y menospreciar el servicio...", nos dice el Papa Francisco (Exhortación Apostólica, Gaudete et exultate). En otras palabras, las religiosas solo tendrían sentido si hacen algo, como afirmaron los revolucionarios al eliminar las órdenes contemplativas calificándolas de "inútiles".

Quienes afirman esto no han entendido que la vida religiosa solo tiene sentido si se ama la verdad que el Verbo Encarnado enseñó un día en el pequeño pueblo de Betania: "¡Marta, Marta! tú te afanas y te agitas por muchas cosas. Una sola es necesaria. María eligió la buena parte, que no le será quitada".

Que el Señor de la mies haga entender esta verdad a tantas almas como sea posible.

Para ver la galería fotográfica de la ceremonia, hacer clic aquí.