Afganistán: los cristianos bajo el poder de los talibanes

Agosto 24, 2021
Origen: fsspx.news
El Padre Gianni Scalese y su pequeño rebaño

Tras la caída de la capital afgana, el 15 de agosto de 2021, en manos de los talibanes, partidarios de la instauración de un califato islámico, la situación de los pocos cristianos presentes en el país parece más que precaria, tal y como confirman los testimonios de los misioneros.

"Todavía estamos aquí, la situación no me permite dar entrevistas. Reitero mi llamamiento a la oración". El Padre Gianni Scalese, confinado en las instalaciones de la embajada italiana, respondió por correo electrónico desde Kabul, que ha caído en manos de los talibanes.

Esta embajada alberga la única capilla del país, si se excluyen los edificios prefabricados que fueron erigidos por el ejército estadounidense. Estas capillas temporales también han sido destruidas por los talibanes.

El Clérigo Regular de San Pablo (o Barnabita) de 66 años es superior de la misión sui juris en Afganistán, el equivalente a una diócesis en tierra de misión. Es uno de los pocos sacerdotes católicos presentes en el país.

Este último lanzó un llamamiento a la oración por lo que está sucediendo en el país, transmitido por los medios italianos, el 18 de agosto de 2021: "El Padre Gianni todavía está en Kabul y nos invita a rezar. Dada la situación, se teme por el futuro de esta pequeña presencia cristiana".

En 2018, en las columnas de un sitio de noticias católico chino con sede en Macao, O Clarim, el Padre Scalese se refirió a la presencia católica en Afganistán en estos términos: "La Iglesia afgana está conformada por la comunidad internacional, compuesta por personal diplomático y técnico. Hace una docena de años, también había muchos trabajadores extranjeros, en su mayoría filipinos, que tuvieron que abandonar el país porque supuestamente estaban robando los empleos a los afganos. Hoy, solo quedan unos pocos".

Históricamente, algunas comunidades heréticas nestorianas se establecieron entre los siglos VI y IX; "en el siglo VII, se produjo la conquista islámica, pero no condujo a la desaparición inmediata del cristianismo. La presencia cristiana fue erradicada de Afganistán hasta el siglo XIV", explicó el religioso.

No fue hasta 1933 que llegaron al país los Clérigos Regulares de San Pablo.

Más adelante, el Barnabita hace una triste observación: "Afganistán nunca ha sido un país cristiano. Hoy, al menos oficialmente, no hay más cristianos afganos. (...) Desde su institución, la misión católica nunca ha bautizado a ningún ciudadano afgano. Hacerlo significaría arriesgar su vida", porque cualquier tipo de apostolado es severamente reprimido.

En efecto, el tercer artículo de la constitución afgana establece que "ninguna ley puede ser contraria a las creencias y disposiciones de la religión sagrada del islam".

El 17 de agosto, Asianews dio a conocer el testimonio de un jesuita indio que ministraba en el país, el Padre Robert Rodrigues.

Este último dijo que, actualmente, los talibanes están ocupados apoderándose del aparato estatal: "no amenazan la vida de los civiles, pero lo harán cuando hayan tomado el control total del sistema", aseguró el jesuita.

En esta tierra donde reina el Corán, Jesucristo es aborrecido y desterrado, para la mayor desgracia de estos países "sumergidos en las tinieblas (...) y en la región de la sombra de la muerte".