Alemania: ¿Los casos de abuso sexual justifican la revolución del camino sinodal?

Julio 21, 2021
Origen: fsspx.news
El cardenal Julian Herranz Casado

Monseñor Georg Bätzing, presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania (DBK), fue recibido por el Papa Francisco el 24 de junio de 2021. Al finalizar esta audiencia, el prelado elogió el "conocimiento equilibrado" que el Sumo Pontífice tiene sobre la situación de la Iglesia en Alemania.

Esta reunión estaba planeada desde hace mucho tiempo, y representó una oportunidad para abordar los temas que han estado muy activos en la actualidad religiosa últimamente: la cuestión sinodal en Alemania y la crisis de abusos.

Según Monseñor Bätzing, el Papa Francisco lo animó a "continuar el Camino sinodal, a discutir abierta y honestamente las cuestiones que surgen y formular recomendaciones con miras a modificar las acciones de la Iglesia".

Supuestamente, el Papa también expresó el deseo de que la Iglesia en Alemania contribuya a "moldear el camino de la sinodalidad" de cara al Sínodo de los Obispos de 2023, cuya fase preparatoria diocesana comienza el próximo septiembre.

Monseñor Bätzing dijo sentirse "fortalecido" en su misión, pero no mencionó el caso del cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Múnich-Frisinga, quien presentó su renuncia al Papa el 21 de mayo de 2021, para manifestar la responsabilidad de la Iglesia en el fracaso de la lucha contra los abusos, y presionarla a una reforma estructural, en particular a través del Camino sinodal alemán. El Papa rechazó su renuncia el 10 de junio, y lo alentó a continuar sus acciones contra los abusos.

El 29 de junio, en las columnas de Settimo Cielo, Sandro Magister habló sobre la renuncia del cardenal Marx, rechazada por Francisco.

En su carta del 21 de mayo, el vaticanista señala que el cardenal Marx "insiste exageradamente en el peso ejercido por los abusos sexuales sobre el destino de la Iglesia. Afirma que hemos llegado a "un fracaso institucional y sistémico", del que todos somos "corresponsables".

"No obstante, 'el punto de inflexión para salir de esta crisis existe', escribe el prelado alemán, 'y es únicamente el Camino sinodal'. Y a tal fin, presenta su dimisión de su cargo como arzobispo de Múnich y Frisinga, como 'una señal personal para un nuevo comienzo de la Iglesia y no solo en Alemania'".

"Al principio, revela Sandro Magister, nadie sabía nada de esta carta, pero el 4 de junio, Marx, afirmando haber recibido la autorización del Papa, la publicó ese mismo día.

"Al día siguiente, 5 de junio, el presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, Georg Bätzing, obispo de Limburgo, apoyó abiertamente en una entrevista con el canal de televisión ARD-Mediathek la tesis expresada por Marx: "Sentimos en la Iglesia tal fracaso sistémico que solo puede haber respuestas sistémicas, y esas respuestas deben ser fundamentales. Este es el mensaje que el cardenal Marx dice con claridad y que nos fortalece en nuestra voluntad de seguir adelante con el Camino sinodal".

El vaticanista romano continúa: "El 8 de junio, en la portada de L'Osservatore Romano, aparece algo insólito: una carta al director del periódico del Vaticano, firmada por un viejo cardenal de gran estima, Julián Herranz, gran canonista y, en tal calidad, coautor de las reformas legales de los dos últimos pontificados en materia de abuso sexual.

"El cardenal Herranz no hace la más mínima alusión explícita a la carta del cardenal Marx, pero sí cuestiona su tesis principal, la del carácter "sistémico" de la crisis. No todos son responsables de los abusos, no es toda la Iglesia, sino que es responsabilidad personal del perpetrador.

"La Iglesia puede estar manchada con los pecados de sus miembros y desacreditada por los 'poderosos' de este mundo, pero no por eso es menos santa y salvadora, y por eso se la debe defender con más razón. […]

"El 10 de junio llegó finalmente la respuesta del Papa a Marx, y se publicó el mismo día. Francisco rechazó su dimisión, y también habló extensamente sobre la 'catástrofe' de los abusos sexuales, y admitió "que se nos exige una reforma".

"Sin embargo, no hace la menor alusión al Camino sinodal alemán. La verdadera reforma, escribe, 'comienza por uno mismo'. 'No son las investigaciones ni el poder de las instituciones lo que nos salvará; tampoco lo es el poder del dinero ni la opinión de los medios'".

¿Por qué este silencio pontificio sobre el Camino sinodal que prevé una verdadera revolución en la Iglesia? Es porque, según comenta Sandro Magister, "el Papa Francisco cree que podrá ahogar el sínodo alemán en el maremágnum del Sínodo Mundial sobre la Sinodalidad que ha planeado para 2023, cuya vasta agenda planetaria ya está lista para ser lanzada".

Ahogar la tormenta del Camino sinodal alemán en el océano del Sínodo Mundial sobre la Sinodalidad es una apuesta arriesgada. Sandro Magister no oculta su escepticismo:

"Queda por ver si es probable que esta operación tenga éxito. Porque, mientras tanto, la rebelión abierta (principalmente alemana) al Responsum de la Congregación para la Doctrina de la Fe que prohíbe la bendición de las parejas homosexuales (uno de los estandartes del sínodo de Alemania) muestra que el convoy, una vez lanzado, no parará, especialmente debido a la enigmática ambigüedad del Papa Francisco, que un día hace como si aprobara el Responsum y al día siguiente no".