Alemania: dos obispos se distancian del camino sinodal

Diciembre 02, 2022
Origen: fsspx.news
Monseñor Wolfgang Ipolt y Monseñor Bertram Meier

Tanto la visita ad limina como el encuentro "interdicasterial" del 18 de noviembre de 2022, en presencia de los cardenales Pietro Parolin, Luis Ladaria Ferrer y Marc Ouellet, sembraron dudas entre algunos obispos alemanes. Dos de ellos expresaron sus pensamientos sobre este tema al periódico Tagespost.

Una integración del Camino Sinodal en el sínodo mundial

Monseñor Wolfgang Ipolt, obispo de Görlitz, dio una entrevista al Die Tagespost, el único periódico católico de importancia nacional, en su edición del lunes 28 de noviembre, en la que se mostró muy reacio a seguir simple y llanamente el proceso sinodal alemán.

El prelado de 68 años afirmó que las preocupaciones del camino sinodal deberían integrarse en el proceso sinodal mundial. Y señaló, claramente afectado por las intervenciones romanas, que el Camino sinodal no puede continuar como hasta ahora: "Siento que esta conciencia ha crecido en nuestra Conferencia Episcopal gracias a la visita a Roma".

El prelado cree que hay que pensar en las etapas para lograrlo. Pero para los observadores cuidadosos, esta es una misión imposible, porque cualquier intento de hacerlo provocará una reacción difícil de medir. En cualquier caso, el daño será considerable.

Pero Monseñor Ipolt no considera que exista un riesgo de cisma en Alemania. Quiere que todas las partes consideren seriamente los argumentos presentados. "Debemos explicar a los participantes del Camino Sinodal más claramente lo que hemos hecho hasta ahora, qué votos o propuestas se pueden transmitir a Roma y cuáles podemos resolver en Alemania".

Reconoce que este punto no ha sido suficientemente aclarado. Y añade: "Esta distinción implica también que nosotros en Alemania admitimos que hemos perdido importancia desde la perspectiva de la Iglesia universal y que, mientras tanto, otras Iglesias locales son más fuertes que nosotros en términos de fe".

Retrasar la implementación de las decisiones del Camino Sinodal

Monseñor Bertram Meier, obispo de Augsburgo, propuso en el mismo periódico que el Camino Sinodal finalice como estaba previsto en 2023, pero que espere hasta el final del Sínodo Mundial, en 2024, para implementar las decisiones.

"Si queremos ir más lejos con Roma, no podemos implementar actualmente en Alemania todo lo que predominantemente defiende el Camino Sinodal", explicó. También criticó el enfoque de los obispos alemanes: "¿Fuimos a Roma para escuchar realmente lo que los romanos tenían que decirnos, o queríamos, desde nuestro punto de vista, hacernos escuchar en el Vaticano y liderar el camino de la Iglesia universal?, se pregunta.

Los dos obispos coinciden en la importancia de la carta del Papa Francisco de 2019: "Sus grandes palabras clave son 'evangelización' y 'conversión pastoral'", dijo Monseñor Ipolt. Monseñor Meier resume el pensamiento del Papa: "Su exhortación no debe guardarse en un cajón, sino que debe servir como punto de referencia para nuestro camino sinodal".

Continúa el obispo de Augsburgo: "La carta del Papa debe ser la brújula para alcanzar el verdadero objetivo del Camino sinodal, la renovación espiritual de la Iglesia". Esto no excluye cambios estructurales, pero lo ve de otra manera: "Si el Espíritu Santo penetra en nosotros, esto también involucra a las estructuras".

Lo cierto es que el compromiso por el Camino Sinodal está ahora tan arraigado, especialmente entre los laicos, pero también entre muchos obispos, que la anhelada recuperación está condenada al fracaso, o al menos provocará una salida masiva de la Iglesia, e incluso una especie de cisma.