Amazonas: Jair Bolsonaro desafía al Vaticano

Mayo 09, 2019
Origen: fsspx.news

Descontento con la injerencia de la Iglesia católica en la política interna de su país, el presidente brasileño Jair Bolsonaro quiere organizar un "contra-sínodo" en Roma el próximo mes de septiembre en respuesta al Sínodo sobre la Amazonía programado para el mes de octubre.

La Iglesia católica está organizando un Sínodo sobre el Amazonas del 6 al 27 de octubre de 2019, durante el cual se espera que los sacerdotes y obispos de los nueve países amazónicos de América Latina discutan temas relacionados con el medio ambiente, los pueblos indígenas y el cambio climático.

Jair Bolsonaro, el hombre que, desde el 1 de enero de 2019, ha presidido el futuro de Brasil, uno de los países más católicos del mundo, tiene una opinión desfavorable acerca de este sínodo, que considera una injerencia extranjera en detrimento de la soberanía de su país. Cabe señalar que el presidente de la República Federativa del Brasil es católico.

Por ello, para expresar su oposición al sínodo amazónico, el gobierno brasileño está considerando la idea de organizar en Roma, un mes antes de la reunión en el Vaticano, un simposio rival que destaque la "preocupación brasileña por la Amazonia y sus pueblos indígenas".

Los dos puntos de vista se oponen en este delicado tema: por su parte, Brasil considera a la Amazonia como un recurso nacional para ser explotado libremente por el hombre, mientras que la Santa Sede ha insistido, desde el comienzo del pontificado de Francisco, en el derecho de los pueblos indígenas a permanecer en su tierra, con su forma de vida tradicional.

La tensión ha aumentado en las últimas semanas: mientras que el Vaticano acusa al jefe de estado brasileño de [desangrar a la Amazonia con incentivos monetarios], este último considera que la Iglesia está en manos de los progresistas y los globalistas: "las Naciones Unidas (ONU) está discutiendo con los nativos la posibilidad de crear nuevos países en Brasil", dijo Jair Bolsonaro en una entrevista de radio el 9 de abril de 2019.

El general Augusto Heleno Ribeiro, jefe del Gabinete de Seguridad Institucional del presidente Bolsonaro, ya había advertido al Vaticano, como FSSPX.Actualidad informó el 20 de febrero de 2019: “La política sobre el Amazonas pertenece a la defensa nacional; la soberanía de Brasil está en juego".

En Roma, el desafío lanzado por Jair Bolsonaro fue sorpresivo: el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, reconoció que se daría "atención prioritaria" a las poblaciones indígenas de la región amazónica. Sin embargo, subrayó que "las reflexiones del sínodo (irían) más allá de la región amazónica, porque conciernen a toda la Iglesia y al futuro del planeta", quien sabe, quizás estas reflexiones también puedan referirse a la predicación de la fe católica...

En el seno de la Iglesia, varias voces se han alzado, temiendo que el futuro sínodo organizado por el Vaticano también sea una oportunidad para reavivar el debate sobre el celibato sacerdotal al introducir la posibilidad de que hombres casados ​​ingresen al sacerdocio.