Brasil: los católicos progresistas abogan por la destitución de Jair Bolsonaro

Febrero 09, 2021
Origen: fsspx.news
Leonardo Boff

El Comité Justicia y Paz de la Conferencia de Obispos Católicos de Brasil (CNBB) y el Padre Leonardo Boff, célebre promotor de la teología de la liberación, solicitaron la destitución del presidente Jair Bolsonaro por "negligencia" en el manejo de la epidemia de Covid-19 que golpea al país.

El 26 de enero de 2021, un heteróclito grupo de religiosos acudió a la Cámara de Diputados para exigir la destitución del presidente de la república brasileña, Jair Bolsonaro. Bautizaron a su movimiento con el nombre de Frente da Fe, Frente de la fe.

Entre ellos se encuentran algunos representantes del Comité Justicia y Paz de la Conferencia de Obispos Católicos de Brasil (CNBB), así como una delegación del Consejo Nacional de Iglesias Cristianas (CONIC) que aglutina buena parte de la nebulosa protestante.

"Estamos conscientes de que algunos de nuestros fieles no están a favor de nuestra acción, pero es importante subrayar la pluralidad y las contradicciones que existen en el marco del cristianismo. El cristianismo no es bolsonarista en bloque", declaró la "pastora" Romi Marcia Bencke, representante del CONIC, feminista en sus ratos libres, y conocida por defender el aborto: los representantes del episcopado brasileño podrían haber elegido una mejor compañía...

Los peticionarios acusan al jefe de Estado brasileño de haber minimizado el problema planteado por la epidemia de Covid-19, y de haber oscilado "irresponsablemente, entre la negación, el desprecio y el sabotaje de las políticas de prevención y cuidados sanitarios". Peor aún, Jair Bolsonaro está acusado de haber implementado una política "genocida".

"Es urgente que nuestro país se libere de esta política que promueve la muerte. Por eso estamos utilizando un medio basado en nuestra Constitución brasileña", declaró Daniel Seidel, en representación de la CNBB.

Para dar más peso a su iniciativa, el Frente de la Fe sacó de su retiro al Padre Leonardo Boff, un religioso franciscano de 82 años, considerado uno de los máximos defensores de la teología de la liberación, corriente condenada en 1984 por la Santa Sede.

En aquel entonces, el Padre Boff no dudó en proponer "el marxismo y el materialismo histórico en la teología". Desde entonces, el agua ha corrido bajo los puentes del Tíber, y hace poco el Papa argentino envió sus mejores deseos al teólogo al que llamó un "hermano".

Quienes apoyan al Jefe de Estado, relativizaron la situación: "todos sabemos que estos religiosos vinculados a la CNBB son de izquierda: su iniciativa no es de extrañar, no podemos esperar nada más de una oposición de izquierda", explicó Bibo Nunes, miembro del gobernante Partido Social-Liberal.

Y el parlamentario añadió irónicamente: "Que presenten su demanda, ocupará su lugar en una larga fila de espera, y al final no conducirá a ninguna parte".

Es muy probable que la iniciativa no pretenda tener éxito, pero lo importante es el proceso y los epítetos que se producen. Y es innegable que el enfoque es más político que religioso, pero la teología de la liberación ha confundido durante mucho tiempo los dos órdenes y la maraña aún continúa.