Cambios de verano en la Secretaría de Estado de la Santa Sede

Agosto 13, 2019
Origen: fsspx.news

En las últimas semanas, se han producido cambios importantes en el dicasterio más poderoso de la Santa Sede: la Secretaría de Estado, también conocida en Roma como la "Terza Loggia", donde reina el cardenal Piero Parolin, un fiel colaborador del Papa Francisco. 

Fabio Marchese Ragona, el vaticanista de Il Giornale, ve en estos cambios de verano una señal de un "cambio de ritmo" y un "reajuste", deseados conjuntamente por el cardenal Parolin y el papa Francisco.

Actualmente, los cambios tienen que ver con dos puestos clave: el primero es el de la Oficina Administrativa, presentada como la "caja fuerte" de la Secretaría de Estado. Y por una buena razón: el jefe de esta oficina curial es miembro ex-officio de varias Juntas Directivas, incluida la de los fondos de pensiones del Vaticano y la del Hospital Bambino Gesu, sin mencionar la Fundación Joseph Ratzinger.

Desde 2009, esta función, tan discreta como importante, fue ejercida por Monseñor Alberto Perlasca, designado en ese momento por el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado bajo el pontificado anterior.

El 26 de julio de 2019, Monseñor Perlasca se enteró de su traslado a la corte de la Signatura Apostólica, donde en el futuro ejercerá el cargo de Promotor de Justicia: lo cual está muy lejos de ser un ascenso, tomando en cuenta su misión anterior. En su lugar fue nombrado un prelado lituano que debería asumir el cargo en unos meses.

La segunda posición clave en cuestión es la de la Oficina de Información y Documentación (UID por sus siglas en inglés), una presencia poderosa en el núcleo de las comunicaciones del Vaticano, ya que actúa como un mecanismo de transmisión entre la Secretaría de Estado y la Secretaría de Comunicaciones de las cuales dependen, entre otras, la plataforma de noticias del Vaticano y la sala de prensa de la Santa Sede.

Hasta ahora, el trabajo del jefe de la UID era ejercido por Monseñor Carlo Maria Polvani: este Prelado de Honor de Su Santidad es el sobrino del arzobispo Carlo Maria Vigano, el ex nuncio apostólico en los Estados Unidos que se convirtió en el primer acusador del Papa Francisco con respecto a su gestión de casos de abuso infantil en Estados Unidos.

Degradado a subsecretario adjunto en el Pontificio Consejo para la Cultura, Monseñor Polvani sucede a Monseñor Mauro Carlino, estrecho colaborador del ex Sustituto de Asuntos Generales, el cardenal Angelo Becciu, quien se convirtió en Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Finalmente, en un tono más circunstancial, el cardenal Parolin despidió al que hasta ahora se había desempeñado como secretario personal del Secretario de Estado, Monseñor Robert Murphy

Este último tendrá la oportunidad de descubrir y probar las riquezas inagotables del sánscrito, ya que fue nombrado para ir a la India, con el título de Asesor de la Nunciatura, ¿una forma de ilustrar el adagio romano "promoveatur ut moveatur"?

El Secretario de Estado no ha terminado con los cambios, según afirma Fabio Marchese Ragona: estos cambios, emprendidos sin restricciones, corren el riesgo de dar más crédito a la imagen de un "papa dictador", mordaz descripción dada por Henri Sire en su libro homónimo.

Una imagen de la que el pontificado actual quisiera deshacerse, pero eso no sucederá este verano.