Cardenal Burke: "La consagración de Rusia debe hacerse explícitamente"

Agosto 26, 2017
Origen: fsspx.news
Cardenal Raymond Burke.

El 14 de agosto del 2017, el cardenal Burke concedió una larga entrevista al diario católico The Wanderer. Uno de los muchos temas que se discutieron fue la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María, realizada tal y como Nuestra Señora la pidió en Fátima.

El cardenal Burke desea vehementemente ver cumplidos exactamente los pedidos que Nuestra Señora hizo en Fátima, pero también defiende el acto de consagración hecho por Juan Pablo II en 1984, cuando el Papa polaco consagró el mundo entero al Corazón Inmaculado de Maria con una referencia implícita a Rusia. Por lo tanto, su teoría es que aunque la consagración de Rusia fue realizada "válidamente" de modo implícito en 1984, por la "situación actual tan grave" es necesario que se renueve más formal y explícitamente para "responder una vez más al pedido" y "llevar a cabo lo que Nuestra Señora pidió, tal y como ella lo pidió."

El periodista Don Fier comenzó la entrevista recordando al cardenal que Sor Lucía afirmó en una carta real, el 29 de agosto de 1989, que la consagración del mundo hecha por Juan Pablo II el 25 de marzo de 1984, había cumplido con lo que Nuestra Señora pidió. Sin embargo, en el último Rome Life Forum, el cardenal Burke exhortó a los fieles a trabajar para que se lleve a cabo la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María. De ahí la pregunta formulada por el periodista: "¿Qué implica la consagración de Rusia que usted pide; necesita algo más que el Papa mencionando Rusia explícitamente?"

El cardenal respondió en términos muy claros: "Es exactamente eso; nada más y nada menos para cumplir exactamente con el pedido de Nuestra Señora. No hay duda alguna de que el Papa San Juan Pablo II estaba plenamente consciente de la gravedad de la situación, de la necesidad de consagrar Rusia al Corazón Inmaculado de María. Eso fue precisamente lo que intentó hacer el 25 de marzo de 1984. Por mi parte, creo que lo hubiera hecho explícitamente, de no ser porque en ese entonces para poder fomentar una relación amistosa con los países del Bloque Este, el nombre de Rusia no podía mencionarse particularmente."

"Creo que esa fue la intención del Santo Padre. Sin embargo, también creo que, dada la situación en la que nos encontramos actualmente, la consagración de Rusia debe hacerse explícitamente, tal y como Nuestra Señora lo pidió (sin negar, de ninguna manera, la intención de Juan Pablo II de incluir a Rusia cuando consagró el mundo a su Corazón Inmaculado.)"

"No es mi intención dirigir acusaciones contra nadie, sino, como respuesta a la situación tan grave en que nos encontramos, insistir en la necesidad de llevar a cabo lo que Nuestra Señora pidió, tal y como ella lo pidió."

"Insisto, la consagración que pido no es para poner en entredicho, de ningún modo, lo que Sor Lucía dijo sobre San Juan Pablo II y el pedido hecho por Nuestra Señora. Simplemente es para responder al pedido una vez más y consagrar Rusia en un modo explícito. Al mismo tiempo, los fieles tienen el derecho y la obligación de pedir al Papa Francisco que haga esta consagración."

"En realidad, creo que para Rusia sería una señal de respeto particular y de afecto que la Iglesia la consagrara explícitamente al Inmaculado Corazón de María. Ciertamente, al momento de las apariciones, Nuestra Madre Bendita tenía en mente la propagación del comunismo ateo. Tiene relación con la difusión del materialismo y el relativismo, mismos que la gente ya no llama comunismo ateo, pero que son extremadamente virulentos en nuestra sociedad."

"El hecho de que Rusia sea consagrada ahora también es una muestra de respeto por su nación, lo cual podría conducir al rechazo del pensamiento ateo. De este modo, Rusia podría regresar a su noble pasado, cuando era una de las naciones del mundo más temerosas de Dios y donde había también una enorme devoción a la Santísima Virgen, especialmente como un medio de expresar la fe en Dios."