Cardenal Zen: se debe mantener la misa tradicional en latín

Agosto 17, 2021
Origen: fsspx.news

El cardenal Joseph Zen dijo el lunes 9 de agosto de 2021 que considera que Traditionis custodes podría no tener un efecto desastroso en la celebración de la Misa tradicional en latín, aunque duda de las intenciones de algunos de los que la atacan y que están estrechamente relacionados con el Papa Francisco.

El exobispo de Hong-Kong hizo estas declaraciones en el marco de un grupo de debate transmitido en directo por internet, en el que también participaron el obispo auxiliar de Astana en Kazajstán, monseñor Athanasius Schneider, así como los laicos John Rao, Felipe Alanis, James Bogle y Robert Moynihan.

La reunión en línea fue moderada por Aurelio Porfiri, compositor de música y fundador de Altare Dei, una revista católica sobre liturgia y música sacra.

"Creo que el efecto del motu proprio podría no ser tan devastador", dijo el cardenal, durante la discusión sobre "el futuro de la misa tradicional en latín".

El cardenal Zen expresó su satisfacción por el hecho de que el obispo de Hong Kong no quisiera hacer ningún cambio con respecto a la celebración de la misa en latín en su diócesis.

Sin embargo, agregó sentirse preocupado: algunas personas esperan que el motu proprio no solo se utilice para regular esta forma de la misa, sino que será "un proceso para hacerla desaparecer".

"Es muy perturbador", señaló, "porque creo que [la misa tradicional] es algo muy precioso y muy beneficioso para la piedad y el alimento de la fe".

¿Quién está detrás del motu proprio?

El prelado, que señala sin cesar las malas intenciones de los comunistas chinos contra el catolicismo, también expresó sus sospechas de que las ideas que están en el trasfondo de Traditionis custodes pueden no haber sido emitidas por el Papa Francisco, sino por "la gente que lo rodea, en particular [en] la Secretaría de Estado", es decir, el cardenal Parolin...

"Quizá si alguien tiene más información sobre el origen de toda esta tormenta, podría ahorrarnos muchas discusiones sobre algo que creo que debería ser obvio: que [la misa tradicional] es muy propicia para la piedad e incluso para el fortalecimiento de la fe", añadió.

Durante la discusión, el cardenal chino también habló sobre su crianza y sus recuerdos impregnados por la Misa Tridentina.

Cuando su padre, un converso al catolicismo, quiso ser sacerdote, los misioneros lo disuadieron. Según el cardenal Zen, estos últimos le dijeron a su padre que se casara y luego "enviara a su hijo a ser sacerdote". El resto de la historia es bastante conmovedor.

"Entonces mi papá se casó y tuvo cinco hijas antes que yo. Yo fui el sexto de la familia y el primer niño", dijo el cardenal.

Continuó explicando que su padre lo llevaba a misa todos los días excepto los domingos, ¡pues ese día lo llevaba a cinco misas en cinco iglesias diferentes!

"Fue maravilloso, y de ninguna manera tedioso. Era muy bonito. Y ese es el origen de mi vocación sacerdotal". La última misa dominical era una misa muy concurrida, la música era hermosa y captaba su atención.

También dijo que le encantaba la misa de réquiem y que podía cantar de memoria la secuencia del Dies Irae "desde la primera hasta la última palabra". Me gustaría que se cantara en mi funeral; si nadie puede hacerlo ya, yo lo grabaré para esa ocasión".