¿Cómo puedo amar más a la Virgen María?

Enero 18, 2020
Origen: fsspx.news

Quien haya reconocido y contemplado profundamente el amor indecible de la Virgen María, quiere responder a este amor con el mayor amor posible de un niño. 

Solemos mirar con reverencia, y tal vez un poco de envidia, la devoción de los grandes santos que han hecho y sufrido tanto por María, y desearíamos convertirnos al menos en una miniatura de San Bernardo, Grignion de Montfort, Maximiliano Kolbe. No podemos imaginar que exista alguna posibilidad de amar a la Virgen María aún más.

Ahora sabemos que nadie amaba a María más que su propio Hijo. La amaba con toda la perfección de su naturaleza humana y divina. Hizo más por ella que por todas las demás criaturas juntas, como lo demuestran los privilegios más extraordinarios que Dios haya concedido a cualquier criatura: la Concepción Inmaculada, la Plenitud de Gracias, la Virginidad Perpetua, la Maternidad Divina, la Maternidad Espiritual como Corredentora y Medianera de todas las Gracias, y finalmente su Asunción en cuerpo y alma al cielo, etc.

Ahora hemos recibido la gracia inconmensurable de estar completamente unidos a Cristo por medio de la gracia santificante, así como los miembros del cuerpo están unidos a la cabeza y forman un todo único con Él. Así poseemos con Cristo la misma vida, es decir, la vida divina, en la cual podemos participar verdaderamente. La plenitud de esta vida está en la cabeza, y desde la cabeza fluye hacia cada uno de los miembros a través de la acción del Espíritu Santo, que es el alma de este cuerpo místico.

Por medio de esta vida sobrenatural vivimos la vida del mismo Cristo, como los sarmientos viven la vida de la vid, como el miembro vive la vida de todo el Cuerpo. Así, cuando sufrimos, oramos, trabajamos, amamos, etc., unidos a la vida de Cristo, entonces es Cristo quien continúa en nosotros su sufrimiento, su oración, su trabajo, su propio amor, etc.

Por lo tanto, nuestro amor por María es más que una imitación lejana de la devoción de Jesús a su Madre Celestial. Así como nuestra vida sobrenatural es una participación, continuación y, en cierto sentido, prolongación de la vida de Cristo, así también nuestro amor a María debe ser una participación, continuación y prolongación del amor de Cristo a María. Por eso, si amamos a María, no somos nosotros quienes la amamos, sino es Cristo "nuestra vida", quien ama a María ¡en nosotros, a través de nosotros, con nosotros!

Este es el más sublime amor y devoción que se puede tener por María, que contiene en sí mismo la devoción de todos los ángeles y santos.

Por eso, cuando Cristo nos dice que nos ha dado un ejemplo y nos pidió que hiciéramos lo mismo que Él, entonces no sólo tenemos que imitarla, sino que debemos honrar, glorificar y amar a María unida a Él.

¡Qué gozo inconmensurable para un hijo de María poder "amarla tanto" y darle así la mayor alegría!

¡Solo por esta razón el "Mihi vivere Christus est" debe ser la realidad completa de nuestra vida!

"¡Amar a María es mi sentir en todo momento!"