Corea celebra a sus Padres en la fe

Octubre 10, 2019
Origen: fsspx.news
Los santos Andrew Kim Taegon y Paul Chong Ha-sang.

La Iglesia coreana celebró en septiembre de 2019 el 180 aniversario de la persecución de Kihae, ocurrida en 1839. Fue una de las persecuciones más sangrientas, que golpeó a los cristianos de Corea hasta 1866, bajo la dinastía Joseon. Para conmemorar dignamente este episodio, se organizó un "Mes Dedicado a los Mártires".

A Corea se le conoce como el país de la mañana tranquila. Pero se suele olvidar que también es el país de las costas enrojecidas por la sangre de los mártires. Durante el período comprendido entre 1839 y 1866, 10,000 católicos coreanos - incluidos varios religiosos de las Misiones Extranjeras de París- fueron asesinados por odio a la fe. Entre ellos, 103 son venerados oficialmente como mártires.

En septiembre de 2019, se organizó un "Mes Dedicado a los Mártires" para honrar su memoria. Así, Paul Chung Ha-sang, que fue torturado y ejecutado en 1839, fue el tema principal de una obra de teatro presentada en el salón del Museo de Historia del Santuario Seosomun en Seúl. Este mártir, muy popular en la península, ayudó a difundir el catolicismo en el país a falta de misioneros extranjeros. Escribió numerosas cartas al Vaticano pidiendo el envío de sacerdotes, así como el establecimiento de una diócesis para responder al desarrollo del catolicismo.

Por su parte, la arquidiócesis de Seúl ha multiplicado las exhibiciones y los espectáculos, pero también las peregrinaciones y Misas para honrar la memoria de estos valientes defensores de la fe.

El punto culminante de las conmemoraciones fue la Misa pontifical celebrada el 22 de septiembre por el cardenal Andrew Yeom Soo-jung, en el Santuario de los Mártires de Seosomun. Durante la homilía, el prelado señaló: "el hecho de que los católicos coreanos hayan aceptado espontáneamente el catolicismo y dado testimonio de su fe durante las persecuciones y el martirio por más de 100 años no tiene precedentes en la historia".

La Iglesia coreana tiene casi seis millones de fieles, 12,000 religiosos y 6,000 sacerdotes. Vienen a la mente las palabras de Tertuliano: "la sangre de los mártires es la semilla de la cristiandad".