Coronavirus, fe y familia: ¿Qué dicen los países más ricos?

Febrero 17, 2021
Origen: fsspx.news

A medida que la pandemia causada por el SARS-CoV-2 y sus innumerables variantes continúa perturbando la vida diaria de miles de millones de mujeres y hombres en todo el mundo, muchos en los países más ricos sienten la necesidad de recurrir, en diversos grados, a la religión o la familia.

Así lo reveló la encuesta del Pew Research Center publicada el 27 de enero de 2021, realizada previamente del 10 de junio al 3 de agosto de 2020, entre 14,276 adultos en 14 países considerados por el instituto de investigación como "los más avanzados económicamente". A saber: Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España, Suecia, Reino Unido, Australia, Japón y Corea del Sur.

Una fe -"fervor" sería más apropiado- mayor

En 11 de los 14 países encuestados, la proporción de quienes dicen que su "fe" se ha fortalecido es mayor que la de quienes dicen que se ha debilitado. Especialmente en Estados Unidos encontramos más personas que reconocen que la epidemia ha fortalecido su fe religiosa. Por lo tanto, casi tres de cada diez estadounidenses (28%) evocan "una fe personal más fuerte debido a la pandemia".

En España e Italia, aproximadamente una de cada seis personas, o el 16% y el 15% respectivamente, reconocen un aumento en la fe debido al Covid-19. En comparación, son el 13% en Canadá y solo el 10% en Francia.

Un regreso a la fe -señala el Pew Research Center- que se observa mucho más ampliamente entre aquellos con un ingreso igual o inferior al ingreso medio nacional, especialmente en Estados Unidos y España, así como en Canadá, Italia, Reino Unido, Holanda, Francia, Corea del Sur y Japón.

Relaciones familiares fortalecidas

En los países incluidos en el estudio, muchos de los más afectados por la primera ola de la epidemia dicen que sus relaciones familiares se han fortalecido. Este es el caso de España (42%), Italia, Reino Unido y Estados Unidos (41% cada uno).

En este comunicado, Francia se queda atrás (32%), empatada con Bélgica, seguida en Europa por los países de habla alemana y escandinavos. Cabe destacar que un número récord de adultos jóvenes en Estados Unidos regresó al hogar de sus padres durante el confinamiento, lo cual es un factor explicativo.

Los datos brutos aportados por el grupo de estudios estadounidense nos permiten hacer algunas observaciones: en primer lugar, la secularización de los países de Europa en materia religiosa, que ahora parece ineludible e irreversible, en términos humanos.

Cabe señalar el caso de España e Italia: muy golpeados por la primera ola de la epidemia, y aún marcados por la impronta del catolicismo, los habitantes de estos dos países europeos son más propensos que los demás a volver a la fe de sus antepasados.

La diferencia es clara con la vecina Francia, marcada por el secularismo. ¿Es una coincidencia que el islam, a veces el más radical, sea la religión que atrae a los franceses "de origen étnico" de Francia? La naturaleza aborrece el vacío...