Discurso del cardenal Pacelli en Notre-Dame de París

Julio 23, 2021
Origen: fsspx.news

"Es en tiempos de crisis cuando se puede juzgar el corazón y el carácter de los hombres, los valientes y los cobardes".

Presentamos un extracto del exordio y peroración de este Discurso sobre la Vocación de Francia. A través de él pasa un soplo poderoso, capaz de disipar los miasmas del desánimo que hoy envenena a tantas almas.

En este período estival, cuando la actualidad religiosa sigue siendo sombría y las malas noticias no se toman vacaciones, conviene releer el discurso que el cardenal Eugenio Pacelli, futuro papa Pío XII, pronunció el 13 de julio de 1937 en el púlpito de Notre-Dame de París. En aquel entonces, era el secretario de Estado de Pío XI, quien lo envió en calidad de legado papal para presidir las ceremonias de la dedicación de la basílica de Lisieux.

Dócil o rebelde a su vocación

Cómo expresar, hermanos míos, todo aquello que ¡el solo nombre de Notre-Dame de Paris! evoca en mi espíritu, en mi alma, como también en el alma y en el espíritu de todo católico, y diría también en toda alma recta y en todo espíritu cultivado. Porque aquí es el alma misma de Francia, el alma de la hija primogénita de la Iglesia la que habla a mi alma.

El Alma de la Francia de hoy, es decir, de sus aspiraciones, de sus angustias y de su oración, el alma de la Francia de una época, cuya voz, que surge de un pasado catorce veces secular, que evoca la Gesta Dei per Francos y que ya sea en las pruebas o en los triunfos, suena en las horas críticas como un canto de noble y sano orgullo y de imperturbable esperanza.

Voz de Clodoveo y de Clotilde, voz de Carlo Magno, y sobre todo voz de San Luis, en esta isla donde aún parecen vivir y que él adornó, en la Saint Chapelle, con la más gloriosa y la más santa de las coronas [la Corona de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo]; voz también de los grandes doctores de la Universidad de París, de los maestros en la Fe y en la santidad...

Su recuerdo, sus propios nombres escritos en vuestros caminos, mientras proclaman el valor y la virtud de vuestros antepasados, señalan, como en un camino triunfal, la historia de una Francia que avanza y que va hacia adelante a pesar de todo, una Francia que no muere.

¡Oh! ¡Estas voces! Siento resonar su incomparable armonía en esta Catedral, obra maestra de vuestro genio y de vuestro amoroso trabajo que han erigido como un monumento de vuestra oración, de vuestro amor, de vuestra vigilancia, del cual yo encuentro el símbolo que habla en este altar sobre el cual Dios desciende bajo el velo eucarístico, que en esta ocasión nos acoge a todos juntos bajo el manto maternal de María, en estas torres que parecen indagar el horizonte sereno o amenazador como guardias de esta capital. Prestemos oídos a la voz de Notre-Dame de París.

En medio del rumor incesante de esta inmensa metrópoli, entre la agitación y el bullicio de los negocios y de los placeres, en el áspero torbellino de la lucha por la vida; testimonio lastimoso de las desesperaciones estériles y de las alegrías decepcionantes; Notre-Dame de París que, siempre serena en su calma y en su pacífica gravedad, parece repetir sin cesar a todos aquellos que pasan Orate, fratres, Orad, hermanos; ella que parece ser, se diría voluntariamente, un Orate fratres de piedra, una invitación perpetua a la oración.

Conocemos las aspiraciones, las preocupaciones de Francia hoy; la generación actual sueña con ser una generación de allanadores de caminos, de pioneros, para la restauración de un mundo vacilante y desorientado; en el fondo siente la vivacidad, el espíritu de iniciativa, la necesidad irresistible de acción, un cierto amor por la lucha y el riesgo, una cierta ambición por conquistar y hacer proselitismo al servicio de algún ideal.

Ahora bien, aunque, según los hombres y los partidos, el ideal es muy diverso -y este es el secreto de tantas dolorosas disensiones- el ardor de cada uno es el mismo por perseguir la realización, el triunfo universal de su ideal, y esto es, en gran parte, la explicación de la dureza e irreductibilidad de estas disensiones.

Pero estas mismas aspiraciones que, a pesar de la gran variedad de sus manifestaciones, encontramos en cada generación francesa desde el principio, ¿cómo se explican? No es necesario invocar ningún tipo de fatalismo o determinismo racial. A la Francia de hoy, la Francia del pasado responderá dando a esta herencia su nombre real: la vocación.

Porque, hermanos míos, los pueblos, como los individuos, también tienen su vocación providencial; como los individuos, son prósperos o miserables, irradian o permanecen oscuramente estériles, según sean dóciles o rebeldes a su vocación.

Buscando con su mirada de águila el misterio de la historia universal y sus desconcertantes vicisitudes, el gran obispo de Meaux escribió: "Recordad que esta larga cadena de causas particulares, que hacen y destruyen imperios, depende de los órdenes secretos de la Providencia. Dios sostiene las riendas de todos los reinos desde el más alto de los Cielos; tiene todos los corazones en su mano; a veces contiene las pasiones; a veces suelta la rienda, y con ello despierta a toda la humanidad... Así es como Dios reina sobre todos los pueblos. No hablemos más de azar o fortuna; o hablemos de Él sólo como un nombre con el que cubrimos nuestra ignorancia" (Bossuet, Discours sur l'histoire Universel, III, 8). […]

Estar a la altura de su vocación, su misión

Hermanos míos, es en tiempos de crisis cuando se puede juzgar el corazón y el carácter de los hombres, los valientes y los cobardes. Es en estos momentos cuando dan su medida y muestran si están a la altura de su vocación, de su misión.

Estamos en una época de crisis. A la vista de un mundo que da la espalda a la cruz, a la verdadera cruz del Dios crucificado y redentor, de un mundo que abandona las fuentes de agua viva por el lodo de cisternas contaminadas; a la vista de adversarios, cuya fuerza y ​​desafío orgulloso de ninguna manera menor al de Goliat de la Biblia, puede hacer gemir a los pusilánimes antes de su inevitable derrota. 

Pero los valientes, por su parte, saludan la aurora de la victoria en la lucha; conocen muy bien su debilidad, pero también saben que el Dios fuerte y poderoso, Dominus fortis et potens, Dominus potens in praelio [el Señor fuerte y poderoso, el Señor poderoso en la batalla] (Sal 23, 8) elige precisamente la debilidad para confundir la fuerza de sus enemigos.

¡Y el brazo de Dios no se acorta! Ecce non est abbreviata manus Domini ut salvare nequeat [He aquí que la mano de Yahvé no es tan corta para que no pueda salvar] (Is. 59: 1).

En un instante, cuando, de pie ante el altar, levantaré a Dios la patena con la hostia santa e inmaculada para ofrecerla al Padre Eterno, le presentaré al mismo tiempo la Francia católica con la ardiente oración de que, consciente de su noble misión y fiel a su vocación, unida a Cristo en el sacrificio, todavía está unida a Él en su obra de redención universal.

Y luego, cuando vuelva al trono del Padre común para compartir con Él todo lo que he visto y experimentado en esta tierra de Francia, ¡oh! cómo me gustaría poder transmitir a su corazón amoroso, para hacerlo desbordar de alegría y consuelo, mi inquebrantable esperanza de que los católicos de este país, de todas las clases y tendencias, hayan comprendido la tarea apostólica que la divina Providencia les confía.

Que han escuchado la voz de Notre-Dame de París cantándoles el Orate, el Amate, el Vigilate [Rezar, Amar, Vigilar, estas tres palabras resumen los tres puntos del discurso del Cardenal Pacelli. Nota del editor], no como eco de un "ayer" desaparecido, sino como expresión de un "hoy" creyente, amoroso y vigilante, como preludio de un "mañana" pacífico y bendito.

Oh Madre Celestial, Señora Nuestra, tú que le has dado a esta nación tantas prendas emblemáticas de tu predilección, implora por ella a tu divino Hijo; devuélvela a la cuna espiritual de su antigua grandeza, ayúdala a recobrar, bajo la luminosa y dulce estrella de la fe y de la vida cristiana, su felicidad pasada, a beber de las fuentes de las que una vez extrajo ese vigor sobrenatural, a falta del cual los esfuerzos más generosos siguen siendo inevitablemente estériles, o al menos no muy fructíferos.

Ayúdala también, unida a todos los hombres de buena voluntad de muchos otros pueblos, a establecerse aquí abajo en justicia y en paz, para que, de la armonía entre la patria de la tierra y la patria del cielo, nazca la verdadera prosperidad de los individuos y de la sociedad en su conjunto.

¡Madre del Buen Consejo, acude en auxilio de los espíritus en desorden ante la gravedad de los problemas que surgen, de las voluntades desconcertadas en su impotencia ante la grandeza de los peligros que amenazan!

"Espejo de Justicia", mira el mundo donde los hermanos, muchas veces ajenos a los grandes principios y los grandes intereses comunes que deberían unirlos, se adhieren hasta el punto de la intransigencia en las opiniones secundarias que los dividen; mira a los pobres desheredados de la vida, cuyos legítimos deseos se exasperan con el fuego de la envidia y que a veces persiguen demandas justas, pero en formas que la justicia condena; ¡tráelos de vuelta al orden y la calma, en esa tranquillitas ordinis ["la tranquilidad (que viene del) orden", San Agustín] que es la única paz verdadera!

Regina pacis! ¡Oh, sí! En estos días en que el horizonte está cargado de nubes que oscurecen los corazones más templados y confiados, sé verdaderamente en medio de este pueblo que es tuyo la "Reina de la Paz"; aplasta con tu pie virginal al demonio del odio y la discordia.

Que el mundo, donde tantas almas rectas se esfuerzan por construir el templo de la paz, comprenda el secreto único que asegurará el éxito de sus esfuerzos: establecer en el centro de este templo el trono real de tu divino Hijo y rendir homenaje a su santa ley, en la que la justicia y el amor se unen en un casto beso, justitia et pax osculatæ sunt [la justicia y la paz se abrazaron] (Sal 74, 11).

Y que por ti, Francia, fiel a su vocación, sostenida en su acción por la fuerza de la oración, por la concordia en la caridad, por una firme e inquebrantable vigilancia, exalte en el mundo el triunfo y el reinado de Cristo, Príncipe de la Paz, Rey de Reyes y Señor de Señores. ¡Que así sea!