División entre los obispos brasileños por el aumento del Pentecostalismo

Abril 03, 2017
Origen: fsspx.news
Ceremonia pentecostal en Sao Paulo.

Los miembros de la Conferencia Episcopal de Brasil se reunieron a principios de marzo del 2017, para analizar la razón detrás del aumento en el número de católicos que se van a las sectas pentecostales.

Según un artículo publicado en cath.ch, el 20 de marzo del 2017, parece que la tentación en seguir el mismo ejemplo es demasiado fuerte para algunos obispos brasileños. Monseñor Enemésio Lazzaris, obispo de Balsas en el Estado de Maranhão, al noreste de Brasil, declaró después de la reunión, que debería haber una mayor “independencia” de los fieles con respecto a los obispos, haciendo hincapié en el hecho de que “una de las razones del éxito de las iglesias evangélicas es que cada uno de los integrantes sienten que ellos son la Iglesia, con una mayor independencia.” Se lamentó también de la dificultad que tienen los obispos en delegar su autoridad.

Monseñor Francisco Biasin, presidente de la Comisión para el Ecumenismo y el Diálogo Interreligioso de la Conferencia Episcopal, también declaró públicamente que las diócesis deberían aprender de los movimientos carismáticos que ofrecen “a los fieles que así lo desean una liturgia más participativa y emocional, haciendo hincapié en los dones del Espíritu Santo, los exorcismos, la lectura de las Escrituras y la música.”

Sin embargo, Monseñor Leonardo Steiner, Secretario General de la Conferencia Episcopal, no comparte la misma opinión, pues él está convencido de que la Iglesia debe enfocarse, por encima de todo, en su modo de evangelización. Según informa cath.ch, el obispo se lamentó particularmente de que “a algunos fieles les gusta expresar su fe en un modo más emocional, distanciándose así del alcance social. Pero la Iglesia no puede aceptar esta preferencia, porque iría en contra su misión fundamental, es decir, anunciar el Evangelio de Jesucristo, completa y enteramente.”

El obispo de Sao Paulo, Monseñor Odilo Scherer, dijo que hacían falta “más misioneros para ir en busca de los fieles a sus hogares, escuelas, instituciones, etc. En pocas palabras, ser una Iglesia que mire hacia afuera.”

De acuerdo con la encuesta realizada por el Instituto Datafolha, en el 2014 el porcentaje de brasileños que se consideraban católicos era del 60%. Dos años después, a finales de diciembre del 2016, el número disminuyó a un 50%. En ese mismo período, las sectas pentecostales aumentaron del 18% al 22% de la población.

Fuentes: cath.ch – Datafolha – DICI no. 352, 31/03/17