Documento de trabajo del Sínodo sobre la Amazonía: bajo el fuego de las críticas (1)

Agosto 14, 2019
Origen: fsspx.news

Después de la denuncia del Documento de trabajo del próximo sínodo sobre la Amazonía hecha por el cardenal Walter Brandmüller, aparecieron tres nuevas críticas en julio. La primera es del cardenal Gerhard Ludwig Müller, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El cardenal Müller publicó sus críticas al documento romano como un artículo de opinión en el periódico alemán Die Tagespost del 16 de julio. Esta forma de proceder revela el clima actual en Roma, donde, se dice, los cardenales solo pueden llegar a un acuerdo si no se hablan entre sí...

La sacralización del cosmos, la naturaleza y la ecología de la biodiversidad

El prelado alemán denuncia el Instrumentum laboris (IL) que vuelve el caso particular de la Amazonía un ejemplo universal: "La región amazónica debe servir a la Iglesia y al mundo como un pars pro toto (una parte por el todo), como un paradigma, como una esperanza para todo el mundo" (IL 37). Esta definición de la tarea en cuestión muestra ya la idea de un desarrollo "integral" de todos los hombres en nuestra casa única que es la tierra, de la cual la Iglesia se declara responsable. Esta idea se retoma una y otra vez en el Instrumentum laboris".

El Cardenal hace hincapié en la imprecisión de las expresiones utilizadas, "los términos clave no se aclaran y se usan en exceso: ¿qué es un camino sinodal, qué es el desarrollo integral, qué significa una Iglesia samaritana, misionera, sinodal y abierta, o una Iglesia que tiende la mano, la Iglesia de los Pobres, la Iglesia del Amazonas, y otras cosas parecidas?"

El cardenal Müller también señala las pocas referencias hechas al Magisterio anterior: "Toda la línea de pensamiento del Instrumentum laboris gira en forma autorreferencial y circular alrededor de los documentos más nuevos del Magisterio del Papa Francisco, provistos de algunas referencias a Juan Pablo II y Benedicto XVI. Las Sagradas Escrituras se citan muy poco, lo mismo sucede con los Padres de la Iglesia, y estos solo se mencionan de una manera puramente ilustrativa, y para apoyar convicciones y creencias ya existentes por otras razones. Tal vez lo que se desea es mostrar una lealtad especial al Papa, o se cree que se pueden evitar los desafíos del trabajo teológico si se hacen referencias constantes a sus palabras clave conocidas y a menudo repetidas, que los autores llaman - en una manera bastante confusa - "sus mantras" (IL 25). Esta adulación y servilismo se lleva a su extremo cuando los autores también agregan, después de su declaración según la cual "los sujetos activos de la inculturación son los propios pueblos indígenas" (IL 122), la siguiente formulación extraña: "Como el Papa Francisco ha afirmado, 'la gracia supone la cultura'". Como si él hubiera descubierto este axioma, el cual es, por supuesto, un axioma fundamental de la Iglesia católica. En su versión original, es la gracia la que presupone la naturaleza, del mismo modo que la fe presupone la razón (véase Tomás de Aquino, Summa Theologiae I q.1 a.8)".

El cardenal Müller también se sorprende al ver que la Amazonía es presentada como un "lugar teológico": "Además de confundir los roles del Magisterio, por un lado, y de las Sagradas Escrituras, por el otro, el IL incluso se atreve a afirmar que existen nuevas fuentes de la Revelación. El IL 19 afirma: "Además, podemos decir que la Amazonía - así como cualquier otro territorio indígena o comunitario - no es solo un ubi (un espacio geográfico), sino que es también un quid, es decir, un lugar de sentido para la fe o la experiencia de Dios en la historia. Por tanto, tenemos que, el territorio es un lugar teológico donde se vive la fe, y también una fuente particular de la Revelación de Dios. Estos lugares son epifanías donde se manifiesta la reserva de vida y sabiduría para el planeta, una vida y sabiduría que hablan de Dios". Si se está presentando aquí un territorio determinado como una "fuente particular de la Revelación de Dios", entonces hay que decir que esta es una enseñanza falsa, ya que, durante 2,000 años, la Iglesia católica ha enseñado infaliblemente que la Sagrada Escritura y la Tradición Apostólica son las únicas fuentes de la Revelación, y que no se puede agregar nada más a esta Revelación durante el curso de la historia". - Esto es cierto, pero ¿no dicen, desde Vaticano II, que la Iglesia debe examinar los "signos de los tiempos" escuchando las aspiraciones del hombre moderno y las necesidades del mundo, a través del diálogo y la "cultura del encuentro"?

El Amazonas contaminado por el Rin...

La influencia de los alemanes progresistas en la redacción del documento de trabajo para el próximo sínodo no ha pasado desapercibida para el cardenal Müller: “la organización Rete Ecclesiale Panamazzonica (REPAM) - a la que se le encomendó la preparación del Instrumentum laboris, y que fue fundada precisamente con este fin en 2014 -, así como sus autores, defensores de la llamada Teología india, en su mayoría se citan a sí mismos".

"Es una sociedad cerrada, conformada por personas que tienen exactamente la misma visión del mundo, como se puede ver fácilmente en la lista de nombres de los participantes en las reuniones previas al sínodo en Washington y Roma, las cuales contienen un número desproporcionadamente alto de europeos, en su mayoría de habla alemana".

“[Esta sociedad cerrada] es inmune a las objeciones serias, porque [en su opinión] estas solo están basadas en el doctrinalismo y el dogmatismo monolíticos, o el ritualismo (IL 38; 110; 138), así como en el clericalismo que es incapaz de diálogo (IL 110), en el pensamiento rígido de los fariseos y en el orgullo de la razón de los escribas. Discutir con tales críticas y comentarios sería una pérdida de tiempo y un desperdicio de energía".

El prelado alemán continúa: “No todos ellos [los que están preparando el sínodo] tienen experiencia en el tema de América del Sur, y solo están presentes porque creen estar de acuerdo con la línea oficial y porque controlan los temas en el camino sinodal de la Conferencia Episcopal de Alemania y en el Comité Central de Católicos Alemanes (cuyos objetivos son: la abolición del celibato eclesiástico, la presencia de mujeres en el sacerdocio y en cargos de poder claves contra el clericalismo y el fundamentalismo, la adaptación de la moral revelada a la ideología de género y a la valoración de las prácticas homosexuales), este es el camino sinodal que se está llevando a cabo actualmente en Alemania".

En principio, el ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe critica un panteísmo animista, actualizado por los europeos New Age: "Una cosmovisión con sus mitos y la magia ritual de la Madre "Naturaleza", con sus sacrificios a los "dioses" y a los espíritus que nos atemorizan profundamente o nos atraen con falsas promesas, una visión así no puede constituir un enfoque adecuado para la venida del Dios Trino en su Verbo y su Espíritu Santo. Este enfoque tampoco puede resumirse a una visión del mundo científico-positivista propia de una burguesía liberal que únicamente acepta del cristianismo los remanentes cómodos de valores morales y rituales civiles y religiosos. (...) El cosmos no debe ser adorado como Dios, solo el Creador debe ser adorado de este modo. No nos arrodillamos ante el enorme poder de la naturaleza, ni ante “todos los reinos del mundo y su esplendor” (Mt. 4: 8), sino solo ante Dios, "porque está escrito: “Adorarás al Señor tu Dios, y a Él sólo servirás" (Mt. 4:10). Así fue como Jesús rechazó al seductor diabólico en el desierto".

El cardenal Müller concluye reafirmando "el carácter sobrenatural de la gracia, a fin de que la integridad del hombre no solo consista en la unidad con una naturaleza biológica, sino en la filiación divina y en la plena comunión de la gracia con la Santísima Trinidad, para que la vida eterna sea la recompensa por la conversión a Dios, por la reconciliación con Él, y no solo con el medio ambiente y nuestro mundo en común. No se puede reducir el desarrollo integral al simple hecho de la provisión de recursos materiales. Porque el hombre recibe su nueva integridad solo a través de la perfección en la gracia, aquí y ahora en el bautismo, mediante el cual nos convertimos en una nueva criatura y en hijos de Dios, y luego, un día, en la visión beatífica en la comunión del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y en comunión con sus santos. (1 Jn. 1: 3; 3: 1 seq)".

"En lugar de presentar un enfoque ambiguo con una religiosidad vaga, en el inútil intento de convertir el cristianismo en una ciencia de salvación sacralizando el cosmos, la naturaleza y la ecología de la biodiversidad, es importante mirar al centro y origen de nuestra fe: "En su bondad y sabiduría, Dios eligió revelarse y darnos a conocer el propósito oculto de su voluntad (cf. Ef. 1:9) mediante el cual los hombres, a través de Cristo, el Verbo hecho carne, pueden tener acceso al Padre en el Espíritu Santo, y venir a compartir la naturaleza divina".