Documento de trabajo del Sínodo sobre la Amazonía: bajo el fuego de las críticas (3)

Agosto 19, 2019
Origen: fsspx.news

Después de la denuncia del Documento de trabajo del próximo sínodo sobre la Amazonía, hecha por el cardenal Walter Brandmüller, aparecieron tres nuevas críticas en julio. La tercera que presentaremos es la de Monseñor Nicola Bux, teólogo y ex consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Los comentarios de Monseñor Bux sobre el Instrumentum laboris también se publicaron en el sitio web LifeSiteNews el 17 de julio de 2019. En ellos respondió a las preguntas formuladas por la periodista Diane Montagna.

Al igual que Monseñor Schneider, Monseñor Bux señaló que el Sínodo sobre la Amazonía "es un intento de 'crear otra iglesia' 'demoliendo' la verdadera Iglesia desde adentro".

"Jesucristo vino a traer a Dios a la tierra, para que el hombre pueda encontrar el camino al cielo: por eso fundó la Iglesia", dijo el obispo italiano. "Pero en vez de eso, los clérigos de hoy cuidan la tierra como si fuera el hogar permanente y eterno del hombre. ¿Cuál es el síntoma? No hablan del alma y, por lo tanto, tampoco hablan de su salvación". La Iglesia es considerada por ellos "como un fenómeno sociológico; y por esa razón debe ocuparse de la economía, la ecología y la política", agregó.

Sobre el tema de la inculturación, tan alabada en el documento de trabajo, Monseñor Bux señaló que ésta “se presenta de manera invertida: la intención es regresar a la Iglesia en el Amazonas al animismo y al espiritismo, haciendo que se aleje de la Palabra que se le anunció a través de la evangelización". Retomando la expresión que el cardenal Brandmüller utilizó en su análisis del 27 de junio, dijo: "una religión natural con una máscara cristiana". Y añadió: "Nos enfrentamos al deseo de querer modificar genéticamente la Iglesia, poniendo en tela de juicio la fe y la unidad del rito romano que la expresa".

El teólogo italiano también afirmó que "considera increíble el hecho de que el Amazonas sea visto como un 'lugar teológico', es decir, una fuente especial de la Revelación. Secundando la crítica del cardenal Walter Brandmüller... Monseñor Bux señaló que, al cuestionar la Revelación divina, el documento "se separa de la verdad de la fe católica" y asciende al nivel de "apostasía".

También aprovechó para señalar que el "Instrumentum laboris ha recibido la aprobación entusiasta - y quizás el asesoramiento - de Leonard Boff, un ex sacerdote franciscano, representante histórico de la teología de la liberación que, en la década de 1970, fue reprendido por la Congregación para la Doctrina de la Fe".

Monseñor Bux concluyó la entrevista diciendo: “No hay liberación sin conversión a Cristo. El Instrumentum laboris nunca menciona este término, que está al comienzo del Evangelio de Jesucristo, pero, como ya lo han observado los cardenales, sacerdotes y fieles, al contradecir en puntos decisivos la enseñanza vinculante de la Iglesia, es decir, a lo que todo verdadero católico está obligado, este documento puede ser considerado herético. Es un ataque contra los fundamentos de la fe, que reduce la religión católica al subjetivismo. Casi parece que es Jesucristo quien debe convertirse a esa nueva divinidad amazónica".