Dubia sobre Amoris Laetitia: "Debemos seguir adelante"

Mayo 05, 2017
Origen: fsspx.news

En un artículo publicado el 24 de abril del 2017, en La Nuova Bussola Quotidiana, el periodista Riccardo Cascioli brinda una reflexión simple y clara sobre la sesión de trabajo que organizó en Roma el 22 de abril del 2017, en el Columbus Hotel en la Via della Conciliazone - una sesión que reunió a católicos expertos de todo el mundo con el fin de realizar un riguroso análisis teológico sobre Amoris laetitia.

"Sin lugar a dudas, la conferencia internacional 'Aportando Claridad Un Año Después de Amoris Laetitia', que tuvo lugar en Roma el 22 de abril, organizada por la Nuova Bussola Quotidiana e Il Timone fue un evento exepcional. No sólo fue la primera reunión en la que se cubrieron de forma sistemática todos los puntos controversiales de la Exhortación Apostólica Amoris laetitia, sino que - como pude observar desde que abrió la primera sesión - todo fue pensado, organizado y puesto en juego por laicos. Los ponentes, que iban muy bien preparados, también fueron laicos, originarios de los cuatro puntos cardinales.

"Ciertamente fue un evento excepcional, pero lejos de ser algo pasajero. Es el fruto de varios años de trabajo con nuestros periodistas cuyo amor por Cristo y la Iglesia forma parte de ellos, y que buscan juzgar todas las cosas a la luz del Magisterio. Este evento es resultado de la desorientación y confusión que reina en la Iglesia actualmente y de la que muchos católicos están conscientes. Sin duda, esta labor no puede llegar a su fin con esta serie de conferencias."

"Esta reunión, que tenía como objetivo ser un grupo de consulta para las Dubia de los cuatro cardenales - Brandmüller, Burke, Caffarra y Meisner - a las cuales el Papa todavía no ha respondido, ayudó a aclarar los problemas presentados por Amoris laetitia y su interpretación común.

"Creo que puedo afirmar con seguridad que, al término de la última reunión del domingo, todos fuimos conscientes de que existe una crisis muy grave en la Iglesia, que tiene muchas similitudes con otros momentos delicados en la historia de la Iglesia, pero que al mismo tiempo resulta un hecho sin precedentes en otros aspectos.

"Aunque esta crisis no fue ocasionada directamente por Amoris laetitia o por los distintos Sínodos sobre la Familia, que son sus principales fuentes, es indudable que esta exhortación apostólica abrió las puertas y permitió la libre circulación de ideas y prácticas en la Iglesia que son ajenas al dogma.

"El problema no radica principalmente en el texto de Amoris laetitia, cuyas contradicciones fueron señaladas claramente, sino, sobre todo, en el contexto acutal. Por un lado están las acciones y declaraciones del Papa Francisco que acreditan otras interpretaciones más 'progresistas', por ejemplo, en lo tocante a la comunión para las personas 'divorciadas y vueltas a casar'; y por el otro, está la situación concreta de la Iglesia en la que se elaboró este documento. Sabemos que en muchas diócesis el concepto de 'discernimiento' se ha convertido en un sinónimo de 'comunión para todos'.

"A estas alturas, se nos ha hecho creer que se ha terminado el tiempo para debatir sobre las interpretaciones de la exhortación que son correctas.

"Si sigue vigente el principio de interpretación de una proposición ambigua basándose en el sentido de continuidad con el Magisterio previo - según los lineamientos dados por Juan Pablo II en varias de sus enseñanzas sobre la familia - la situación actual nos obliga a seguir adelante. 

"Cuando los sacerdotes están siendo castigados por sus obispos porque no juzgan oportuno dar la comunión a las personas 'divorciadas y vueltas a casar'; cuando un gran número de obispos interpretan 'el discernimiento requerido para las situaciones personales' como 'libre acceso a la comunión'; cuando la homosexualidad se justifica y eleva a la categoría de un 'valor positivo'; y cuando estas cosas suceden en todo el mundo, nos resulta claro que tenemos que seguir adelante sin detenernos.

"Durante los últimos meses, se ha hablado mucho de una "corrección fraterna" por parte de los cuatro cardenales, y este tema también se abordó durante nuestra reunión del 22 de abril: pero no es difícil comprender que, naturalmente, deseamos evitar esta situación. Sin embargo, las contradicciones no pueden continuar, y para evitar que el error se siga difundiendo cada vez más, debemos pedirle al Papa que intervenga con firmeza y que aclare las cosas."

Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana / FSSPX.News – 5/3/17