El alarmante documento preparatorio para el Sínodo de la Amazonía

Julio 19, 2019
Origen: fsspx.news
Cardenal Lorenzo Baldisseri

El 8 de junio de 2018, el Vaticano publicó el documento preparatorio para el Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía.

Haciendo un llamamiento a "reconsiderar la presencia limitada de la Iglesia en relación con la inmensidad del territorio y su diversidad cultural", el documento romano permite que resurja la cuestión de la ordenación de hombres casados.

La Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Pan-Amazonía tendrá lugar en Roma en octubre de 2019. El documento de 17 páginas publicado por la Santa Sede es una base de trabajo, seguido de un cuestionario para los pueblos involucrados ​en el Sínodo.

La cuestión de la ordenación de hombres casados ​​no se menciona explícitamente en el texto, pero está fuertemente implícita: "se deben considerar nuevas formas para que el Pueblo de Dios tenga un mejor y más frecuente acceso a la Eucaristía", explica el informe, subrayando la necesidad de "fomentar el clero indígena y local, afirmando su propia identidad cultural y valores".

En una conferencia de prensa, el secretario general del Sínodo de los Obispos, el cardenal Lorenzo Baldisseri, intentó tranquilizar las cosas: “Esto es solo un documento preparatorio y no el documento de trabajo (Instrumentum Laboris); no sé qué propuestas y sugerencias nos serán enviadas”. Sin embargo, el prelado es consciente del impacto que tendrá este documento de Roma.

El documento sugiere, por ejemplo, identificar "el tipo de ministerio oficial que se puede conferir a las mujeres". Una propuesta que se hace eco de la reflexión sobre el diaconado femenino lanzada por el Papa Francisco en mayo de 2016, cuando creó un comité para estudiar la cuestión de las mujeres diaconisas. Especialmente después de que el obispo brasileño Erwin Kautler también mencionara la posibilidad de ordenar diaconisas, como recordó Bénédicte Lutaud en La Vie el 8 de junio de 2018.

Si se llevara a cabo tal sugerencia, contradeciría las recientes aclaraciones del cardenal Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien recordó la naturaleza infalible de las enseñanzas de la Iglesia sobre la imposibilidad de que las mujeres sean ordenadas al sacerdocio, que es un orden mayor - al igual que el diaconado.

El cardenal Baldisseri no parece excluir ninguna posibilidad y advirtió que "el Sínodo proporcionará un lugar para la discusión y la investigación, ya que la Iglesia no oprime a la inteligencia". Un eslogan incomprensiblemente mediocre para ocultar la abdicación de la Iglesia docente, que prefiere escuchar a las necesidades humanas y las modas democráticas en lugar de defender la Verdad revelada y la enseñanza que Cristo confió a su Esposa.

En cuanto a la posibilidad de ordenar hombres casados, viri probati, el cardenal Baldisseri se mostró más reservado, pero no excluye nada de antemano. Al citar el documento §15 titulado “Nuevos caminos”, señaló que los nuevos caminos explorados por el Sínodo “tendrán repercusiones en el ministerio, la liturgia y la teología”. Una perspectiva alarmante. 

¿Será sacrificado el celibato sacerdotal, un tesoro que la Iglesia ha conservado desde los tiempos apostólicos? Una cosa sí es segura: el documento publicado el 8 de junio está lleno de una vaguedad que recuerda el método de Amoris Laetitia, el cual dejó muchas puertas abiertas. Quiera Dios que estas grietas no sean tantas como para que el humo de Satanás pueda penetrar por ellas.