El Cardenal Müller lanza una piedra metafórica al patio del Papa Francisco

Febrero 15, 2019
Origen: fsspx.news

La comunión para los divorciados "vueltos a casar", la eternidad del infierno, las mujeres sacerdotes, el celibato sacerdotal, el pluralismo religioso: el cardenal Ludwig Müller denunció "la creciente confusión sobre la doctrina de la fe", en un documento considerado por el Vaticano como un ataque al Papa Francisco.

Ante la creciente confusión respecto a la doctrina de la fe, (...) guardar silencio sobre éstas y otras verdades de la fe, y enseñar a las personas en consecuencia es el mayor engaño.

Desde la primera frase de su Manifiesto por la Fe, publicado el 8 de febrero de 2019, el exprefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe deja claro que su intención es denunciar las ambigüedades del presente pontificado, sin nombrarlas.

Vatican Insider, uno de los canales de comunicación no oficiales del Vaticano, lo dijo muy claramente: "Las correcciones son precisas y específicas (...), el Cardenal Müller critica la doctrina del Papa Francisco, destacando su supuesta confusión", escribió el vaticanista Domenico Agasso el 9 de febrero.

El Manifiesto del cardenal Müller se publicó después del Documento sobre la Fraternidad Humana, firmado conjuntamente el 4 de febrero de 2019, en los Emiratos Árabes Unidos, por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Muhammed Al-Tayyeb.

En este texto (enlace a la traducción en español), el Papa evoca una teoría, extraña tanto a la Tradición de la Iglesia como a la Revelación Divina, según la cual "el pluralismo y la diversidad de las religiones son queridos por Dios en Su sabiduría, a través de la cual creó a los humanos”. ¿Fueron estos comentarios la gota que derramó el vaso para el prelado de alto rango?

Si nos basamos en la declaración del Cardenal, todo parece indicar que así fue:

Debemos resistir con clara resolución la recaída en las antiguas herejías, que veían en Jesucristo únicamente una buena persona, hermano y amigo, profeta y moralista.

Una respuesta rápida

Al día siguiente de la publicación del Manifiesto del cardenal, los primeros signos de un contraataque provinieron de Vatican Insider, que intentó poner en perspectiva los comentarios del cardenal Müller, recordando que su cargo como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe no se renovó en 2017, e implicando que su posible resentimiento es la más segura explicación de su ataque.

El diario también señaló que el Manifiesto se publicó a través de Lifesite, un sitio web estadounidense conservador que pide abiertamente la renuncia del Papa Francisco.

Una forma de eludir la dimensión doctrinal de la cuestión, y de hacer eco de la teoría del cardenal Walter Kasper, quien denunció en las columnas de Il Fatto Quotidiano, el 27 de enero de 2019, una conspiración por parte del ala conservadora contra el Papa Francisco.

De hecho, el cardenal Kasper también reaccionó el 10 de febrero en katholisch.de al Manifiesto de sus colegas cardenales alemanes, acusándolos de "difundir la confusión y la división".

Sin embargo, es probable que haga falta mucho más que eso para deshacerse de esta nueva piedra lanzada en pleno invierno al patio trasero del papa argentino por un cardenal que se complace en recordar que sigue teniendo acceso... al papa emérito Benedicto XVI.