El cardenal Parolin habla a la derecha europea sobre el tema migratorio

Septiembre 30, 2021
Origen: fsspx.news
Viktor Orban y el cardenal Pietro Parolin

Aunque la derecha europea es cada vez más escéptica respecto al tema migratorio, el jefe de la diplomacia vaticana participó en un encuentro que reunió a diputados del Partido Popular Europeo (PPE) y aprovechó para repetir el credo del Papa Francisco al respecto.

Después de una gira por Europa Central, y luego de una rápida visita a Madrid con motivo del Segundo Encuentro Internacional de Líderes Católicos, a principios de septiembre de 2021, el cardenal Pietro Parolin habló a los miembros del Partido Popular Europeo (PPE) reunidos en Roma, el 23 de septiembre pasado.

El PPE reúne a una serie de partidos que cubren todo el espectro de formaciones políticas de "derecha": desde centristas liberales hasta conservadores nacionales, a menudo cristianos.

Es a estos últimos a quienes parece que se dirigió el número dos de la Santa Sede, teniendo como telón de fondo la cuestión de los migrantes, que pasará a la historia como la gran ilusión del pontificado actual.

"El PPE presta especial atención al cristianismo, y varios de sus miembros reivindican abiertamente principios cristianos", explicó el alto prelado a modo de introducción.

"En el cristianismo -prosiguió el jefe de la diplomacia vaticana- no elegimos lo que más nos agrada, ni lo que más nos conviene. Tenemos que aceptarlo todo. No se puede ir al supermercado y simplemente elegir un componente u otro", insistió.

Inmediatamente, el cardenal Parolin llegó al meollo del asunto: "lo que es característico del cristianismo, es tanto la defensa de la vida, en todas sus etapas, desde la concepción natural hasta la muerte natural, como el amor al prójimo, que se manifiesta también, en nuestro caso, como la consideración sobre el fenómeno de la migración, a través de los cuatro verbos que el Papa siempre ha señalado: acoger, proteger, promover, integrar".

Y el brazo derecho del Papa Francisco advirtió contra "una instrumentalización del cristianismo (…) por motivos políticos".

Una fuente de confusión

Es probable que la sombra de Viktor Orban se cerniera sobre la conferencia del cardenal Parolin: el acusado de "promover el iliberalismo" pidió al Papa Francisco, durante su reunión en Budapest el 12 de septiembre, "no dejar que la Hungría cristiana se pierda".

El 24 de septiembre, el primer ministro húngaro recibió en Budapest a personalidades políticas de todos los ámbitos de la derecha nacional conservadora, como Mike Pence, exvicepresidente de Donald Trump, o Marion Maréchal, exeurodiputada, para discutir la demografía del viejo continente.

El discurso de Viktor Orban contrastó con el discurso del cardenal secretario de estado: "Algunos, en Occidente, creen que la inmigración detendrá el declive demográfico, pero ignoran el choque cultural. Un país solo es viable si sus ciudadanos comparten los mismos valores. De lo contrario, Europa colapsará", resumió Orban, concluyendo así la mañana de apertura.

Está última comenzó con una larga sesión de bendición religiosa para las familias. Algunos tal vez identificarán en esto la "instrumentalización" denunciada por el cardenal, pero otros quizá creerán en la sinceridad de los valores cristianos manifestados en esta ocasión.

Finalmente, no debemos olvidar que la gestión del flujo migratorio de un país es eminentemente política. Por supuesto, una política cristiana debe estar inspirada en la caridad. Pero esta última se puede ejercer tanto acogiendo a los extranjeros, como negándoles el acceso a un territorio para preservar el bien del país.