El cardenal Zuppi anticipó el Sinodo alemán

Junio 23, 2022
Origen: fsspx.news
El cardenal Matteo Maria Zuppi

En la época del Sínodo sobre la Familia, que condujo a Amoris laetitia, la comunión de los divorciados vueltos a casar, con o sin camino penitencial, ya era una realidad generalizada desde hacía décadas en la gran mayoría de las parroquias y diócesis de todo el mundo.

Si bien estamos escandalizados por el Sínodo alemán y sus propuestas de revolución moral, en efecto, la "experiencia eclesial" ya está fuera de debate.

Sabemos que, en el sistema modernista, la autoridad interviene tardíamente para poner un sello a lo que la experiencia común, la vida eclesial, la dialéctica interna de los partidos, ha hecho durante mucho tiempo del patrimonio común de la comunidad de creyentes. Para los que no estén de acuerdo, habrá un tiempo de tolerancia hasta la siguiente etapa.

Castidad antes del matrimonio: ¿elección valiente o mandamiento?

Ciertamente, el Dicasterio para los Laicos y la Familia ha publicado un documento de "itinerarios" para la preparación al matrimonio –con un prefacio del Papa Francisco– donde la castidad se define como una opción que la Iglesia debe tener la valentía de proponer a las parejas comprometidas. No es un mandamiento, por supuesto, sino una posibilidad que hay que ofrecer con valentía.

No se puede decir que las autoridades romanas brillen por su confianza en el poder de la gracia. Ahora se da por sentado que ciertos discursos morales deben seguir siendo ideales que algunos pueden optar por seguir, pero para las masas se deben encontrar otros caminos.

Este es exactamente el discurso detrás de Amoris laetitia. En cierto modo, los mandamientos se han convertido en consejos evangélicos de perfección.

Nuevos caminos "humanamente viables"

Un discurso muy similar dio Ratzinger en su libro La Luz del Mundo (LEV 2010), respecto a la anticoncepción dentro del matrimonio: "Las perspectivas de Humanae vitae siguen siendo válidas, pero otra cosa es encontrar medios humanamente viables.

"Creo que siempre habrá minorías que estén profundamente convencidas de la corrección de estas perspectivas y que, al vivirlas, estarán plenamente satisfechas con ellas hasta el punto de convertirse en fascinantes modelos a seguir para los demás".

Por tanto, el rechazo a la anticoncepción y la castidad prematrimonial se nos presentan como modelos, que algunos pueden vivir con plenitud, pero no como "caminos humanamente viables". Después de todo, cuando se trata de moral, el Sínodo alemán no habla de manera muy diferente.

Y, además, parece que en la diócesis del cardenal Matteo Maria Zuppi, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal de Italia, miembro eminente de Sant'Egidio y candidato al papado, se están experimentando caminos que pueden ser recorridos por todos.

El Caso Bolonia: Misa de Acción de Gracias por una Unión Gay

El 11 de junio pasado, en la ciudad de Budrio, cerca de Bolonia, una pareja homosexual se "unió civilmente" en el municipio. Luego, como pertenecían a un grupo pastoral de "católicos gay" llamado "In cammino" - "En camino", fueron a la iglesia a celebrar una "misa de acción de gracias", presidida por el director de la oficina diocesana para la familia, con su grupo, muchos otros sacerdotes presentes y concelebrantes.

No es necesario examinar aquí la extrema gravedad de este acto, que da gracias a Dios por el mal y provoca el evidente escándalo de aprobar la unión civil de dos personas que han decidido vivir públicamente de forma pecaminosa -que evidentemente no eran dignas de la valentía de la propuesta de optar por la "castidad".

La bendición de Zuppi

Sin embargo, cabe señalar cómo, ante una evidente reacción de muchos círculos católicos, la Curia de Bolonia defendió activamente la ceremonia en cuestión, inventando una serie de distinciones engañosas.

La Misa no fue de acción de gracias por la pareja recién "casada", sino por el don de la fe que comparte toda la comunidad gay; además, la Misa de acción de gracias no fue una "bendición" para la pareja, prohibida por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La distinción de la Curia de acompañar también a las personas con "tendencias homosexuales" parece ridícula ante el escándalo de una unión civil entre dos personas que se presentan como una pareja de enamorados.

Dejando a un lado las distinciones farisaicas, todas inventadas después de los hechos, -cuando el sacerdote local simplemente se limitó a decir que "¡una bendición no debe negarse a nadie!"– las fotos y videos muestran cómo las dos personas ingresaron a la iglesia en procesión, rodeadas de familiares vestidos para la ocasión, con fotógrafos y flores, y fueron recibidos por el clero y sentados en un banco reservado. Después de la comunión, ambas personas recibieron un "delantal" como obsequio del celebrante para agradecer su compromiso con el grupo.

La dialéctica modernista ataca de nuevo: la Congregación para la Doctrina de la Fe prohíbe mediante un documento la bendición de las uniones homosexuales (marzo de 2021), proponiendo un "hermoso ideal". El sínodo alemán, por otro lado, lo discute libremente.

Mientras tanto, los grupos "proféticos" ya lo están poniendo todo en práctica en la experiencia concreta de la vida de la Iglesia, siempre defendida y bendecida por la autoridad. Un escenario ya visto muchas veces, que se debe combatir desde la raíz -el modernismo- y no solo desde sus epifenómenos, por el momento los más "extremos".