El celibato sacerdotal contra la niebla del Amazonas

Octubre 15, 2019
Origen: fsspx.news

Uno de los temas más esperados que se abordarán en el Sínodo sobre la Amazonía, es la posibilidad de ordenar sacerdotes a "personas mayores y respetadas (...), incluso si ya tienen una familia formada y estable" (Instrumentum laboris No. 129). Según explica el documento preparatorio de trabajo, esta propuesta sería legítima porque recuerda "ciertos aspectos de la Iglesia primitiva, cuando esta respondía a las necesidades mediante la creación de ministerios apropiados". ¿Qué es lo que sucede realmente?

El Nuevo Testamento testifica que la ordenación de hombres previamente casados ​​era común en los primeros tiempos de la Iglesia. Así, San Pablo recomienda a sus discípulos Tito y Timoteo que tales candidatos para la ordenación sólo deberían haberse casado una vez (1 Tim. 3: 2-4 y 12, para los diáconos, ver Tit. 1, 6).

También sabemos que el primer Papa, San Pedro, estaba casado. "Entró Jesús en casa de Pedro y vio a la suegra de éste, en cama, con fiebre" (Mt. 8, 14-15). En este sentido, la pregunta que San Pedro le hace a su Maestro es muy importante: "Señor, tú lo ves que nosotros hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué nos espera?"

Cristo le responde: "En verdad, os digo, nadie dejará casa o mujer o hermanos o padres o hijos a causa del reino de Dios, sin que reciba muchas veces otro tanto en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna" (Lc. 18, 28-30). San Pedro no solo dejó su bote y sus redes, sino también mujer e hijo, para seguir al Señor.

A través de esta respuesta, aparece insinuada la primera obligación del celibato del clero, bajo la forma de la continencia: no contraer matrimonio o no hacer uso del matrimonio en caso de que ya exista. Tal es el significado del celibato, que consiste en abstenerse por completo de los negocios carnales, incluso de lo que está permitido en el matrimonio.

La ley de la continencia

De hecho, todas las primeras leyes escritas sobre el celibato evocan la continencia perfecta. Esta insistencia puede explicarse por la gran cantidad de clérigos previamente casados​, a quienes se les debía recordar regularmente esta prohibición.

Después de las primeras persecuciones, principalmente debido al número cada vez mayor de conversiones y, por lo tanto, de ordenaciones necesarias, aumentaron las dificultades con respecto a esta obligación, contra las cuales lucharon con reforzada vigilancia, mediante leyes o reglamentos escritos, los concilios y los Papas.

Así, el Concilio de Elvira, en 305-306, recuerda en su 33° canon "la prohibición total para los obispos, sacerdotes y diáconos (...) de establecer relaciones carnales con sus esposas y procrear hijos; quien lo haga quedará excluido del estado clerical". Este recordatorio tuvo que ser repetido a menudo por los Papas y concilios durante los siglos siguientes.

En todas partes, la Iglesia preferiblemente ordena candidatos solteros, y por el contrario tiende a repeler a los candidatos casados, debido al riesgo de incumplimiento del compromiso inicialmente aceptado libremente.

Muchas son las disposiciones a este respecto que datan de los inicios de la Iglesia, establecidas particularmente por los papas San Siricio, San Inocencio I, San León Magno o San Gregorio Magno. Como ningún documento histórico cuestiona estas afirmaciones, sería contrario al método histórico argumentar algo distinto.

La lucha contra el nicolaísmo

Por lo tanto, es necesario preguntarse por qué se suele afirmar que esta ley data del siglo XII. De hecho, varios abusos graves se introdujeron en la Iglesia en los siglos X y XI, durante uno de los períodos más difíciles de su historia. Esta crisis estuvo vinculada al beneficio que volvió económicamente independiente al poseedor de algún cargo, del cual era sumamente difícil que fuera despojado. Con demasiada frecuencia, este sistema puso al servicio de la Iglesia a obispos, abades (colocados a la cabeza de las abadías) o sacerdotes parroquiales, no preparados o indignos. Otros dos males resultaron de esto: la compra de cargos o simonía, y el nicolaísmo o la violación generalizada del celibato del clero.

Fue necesaria la fuerza de varios Papas, especialmente San Gregorio VII, para eliminar este grave peligro que había afectado al alto clero. Se empezó a rechazar cada vez más la admisión de candidatos casados. Fue así que en el Segundo Concilio de Letrán (1139), se decidió que la orden principal era la obligación de prohibir el matrimonio.

Este concilio declaró solemnemente que los matrimonios del clero mayor, por ejemplo, los religiosos que ya habían pronunciado votos solemnes, no solo estaban prohibidos, como antes, sino que también eran inválidos, es decir, sin ningún efecto religioso o civil.

Es por ignorancia de este acontecimiento que surgió el error que afirma que el celibato del clero es un invento de la Edad Media. Lo que se decretó fue la invalidez del matrimonio concluido en infracción de la prohibición, pero la prohibición existía desde hacía mucho tiempo.

Un estudio serio de la historia de la Iglesia permite deducir de la práctica establecida que la continencia vinculada a la recepción de las Órdenes sagradas mayores figura como una obligación que se remonta a los comienzos de la Iglesia, una obligación recibida y transmitida por la Tradición: un tesoro que no debe suprimirse bajo ningún concepto.