El culto debido a la Madre de Dios

Abril 25, 2022
Origen: fsspx.news

La posición tan especial de la Santísima Virgen por su título de Madre de Dios, su altísima santidad, su papel con Cristo en nuestra redención y en nuestra santificación; todo esto explica por qué debe recibir de nuestra parte un culto particular. Algunos se oponen a esto, objetando que desvía del culto debido a su Hijo.

La Sagrada Escritura nos da un fundamento sólido

El evangelista San Lucas escribe: “Bendita tú eres entre todas las mujeres (1, 28)”; y otra vez: “Bendita tú eres entre las mujeres” (1, 42). Y finalmente: “Todas las generaciones me llamarán bienaventurada (1, 48).”

Los monumentos de la Tradición

Los frescos de los siglos II y III representan a Nuestra Señora sentada, rodeada de santos de pie. Además, la Santísima Virgen es mencionada en los Communicantes del canon de la Misa de finales del siglo V. Y la Basílica de Santa María la Mayor fue erigida en el año 440.

Hay innumerables sermones de los Padres de la Iglesia posteriores a Éfeso, así como poemas en su honor en el siglo VI. Los siglos VI y VII fueron testigos de la aparición de las fiestas de la Natividad y la Asunción de la Santísima Virgen María.

La literatura espiritual afirma que la devoción mariana es signo de predestinación, y su desprecio signo de reprobación (San Anselmo, San Bernardo, San Luis María).

El Magisterio

El Concilio de Nicea II, 787 afirma que las imágenes de la Santísima Virgen María son venerables y deben ser ofrecidas a la veneración de los fieles (mientras que otros santos y mártires solo se mencionan en general). Posteriormente, todas las declaraciones del Magisterio para defender el culto a las imágenes mencionan explícitamente las de la Santísima Virgen.

Código de Derecho Canónico (1917), c. 1255, §1: “A la Santísima Virgen María le es debido el culto de hiperdulía”.

La explicación teológica

La santidad eminente de la Madre de Dios fundamenta un culto de dulía, o de veneración, que se distingue del culto de latría, o de adoración, que se debe solo a Dios. Sin embargo, hay una diferencia radical entre la excelencia propia de la Madre de Dios y la de los santos, incluso solamente según su santidad personal. Este motivo de honor específicamente distinto fundamenta un culto distinto llamado hiperdulía.

Este culto se dirige a una persona que goza de la plenitud de su ser, a diferencia de los santos no resucitados, que ya no son, estrictamente hablando, personas humanas.

Respuestas a las objeciones

El culto que se rinde a la Madre de Dios no socava el culto debido a Cristo, sino que conduce a él.

– El honor dado a la criatura es un reconocimiento de los beneficios del Creador.

– Nuestra Señora solo tiene derecho a este culto porque es la Madre de Jesús, de modo que al honrar a María se honra a Jesús.

– La Santísima Virgen recompensa esta devoción con una mayor abundancia de gracia, que conduce a una mejor adoración de Dios mismo. 

En la medida en que la Iglesia rinde culto a los santos en la liturgia, como todo fiel debe unirse en la oración de la Iglesia, se puede decir que el culto a la Madre de Dios es obligatorio en este sentido. Pero la devoción privada sigue siendo libre: no está sujeta a ningún precepto, con excepción de los clérigos, que están obligados por el derecho canónico a rezar el rosario.