El Documento del Vaticano sobre la reforma parroquial es mal recibido en Alemania

Julio 30, 2020
Origen: fsspx.news
Conferencia Episcopal de Alemania

La Congregación del Clero publicó el 20 de julio de 2020 una instrucción sobre "La conversión pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia". En Alemania, el texto fue recibido por un sinfín de críticas.

Muchos obispos y teólogos alemanes han criticado el documento, por considerarlo retrógrado. Entre ellos, se encuentran los obispos Franz-Josef Bode de Osnabrück, Peter Kohlgraf de Maguncia y Franz-Josef Overbeck de Essen. El arzobispo de Bamberg, Ludwig Schick, señaló que la instrucción provoca "más daño que bien" a la Iglesia y su mandato misionero, y que el documento romano contiene fallas teológicas.

Monseñor Gebhard Fürst, de Rottenburg-Stuttgart, anunció que se apegaría al modelo diocesano para confiar mandatos a los laicos. Por su parte, el arzobispo Stephan Burger declaró que se apegaría a la reforma parroquial realizada por la arquidiócesis de Friburgo. Monseñor Franz Jung, de Würzburg, lamentó la falta de enfoques innovadores, mientras que el obispo de Treves, Monseñor Stephan Ackermann, deploró el hecho de que la instrucción limite la responsabilidad personal de los obispos y las diócesis.

En contraste, el cardenal de Colonia, Rainer Maria Woelki, elogió la instrucción, al igual que el obispo de Augsburgo, Bertram Meier, quien recibió positivamente el texto del Vaticano.

Una instrucción de doble cara

En la primera parte, el documento contiene un gran número de citas del Papa Francisco para declarar la urgencia de una reforma parroquial a fin de movilizar al Pueblo de Dios en el proyecto de evangelización. El texto incluye también análisis sobre la transformación del tejido social, su fragmentación, la pérdida de hitos territoriales y la necesidad de adaptación.

La segunda parte abarca el estudio del aparato técnico necesario para la reforma de las parroquias. Esta parte es la que ha sido fuertemente criticada por el episcopado alemán. En ella se hacen los recordatorios necesarios en cuanto a las diferentes autoridades en la Iglesia y sus poderes, así como a las reglas que deben observarse y los detalles canónicos de su implementación. No prevé ninguna innovación para los laicos, a quienes la nueva ley ya confía muchas misiones.

Hay poco que esperar de esta nueva instrucción del Vaticano, porque lo que hace falta desde el Concilio Vaticano II es un verdadero espíritu misionero, forjado en una fe pura y honesta, y animado por una caridad devoradora, lejos de las preocupaciones ecuménicas esterilizantes y del diálogo interreligioso equivocado. Al ignorar la fe sobrenatural, el pueblo de Dios no puede movilizarse ni lograr ningún resultado. Nadie puede dar lo que no tiene.

La reacción del cardenal Marx

El cardenal Reinhard Marx pidió una mayor escucha mutua en la Iglesia: "Es un poco extraño que nos llegue un documento de Roma sin haber sido antes discutido con nosotros. ¿Es esta la coexistencia de la Iglesia universal con la Iglesia particular que se desea? ¡En lo absoluto!", declaró el viernes 24 de julio en la catedral de Múnich.

Y agregó: "No se trata de que una persona proclame algo y los demás simplemente lo sigan, sino de escucharse mutuamente, aprender juntos, absorber las experiencias de la Iglesia local: es decir, todo lo que falta en el documento publicado recientemente. ¡Como si en Alemania nunca hubiéramos pensado en las parroquias misioneras!"

Finalmente, el cardenal Marx celebró con beneplácito el impulso dado por el Papa Francisco para una Iglesia sinodal, y recordó que los miembros del consejo de reforma de la Curia romana -que el Papa Francisco estableció y del cual él mismo forma parte- han señalado en varias ocasiones "que la Curia no es únicamente un órgano de control sobre los obispos, sino una ayuda para toda la Iglesia, para que la Iglesia permanezca unida".

Evidentemente, a la Congregación del Clero le hizo falta este espíritu sinodal. Pero no nos hagamos ilusiones, porque el camino sinodal alemán continuará su camino y mostrará la dirección a los atrasados romanos.