El gobierno español quiere intensificar la ley sobre el aborto

Julio 10, 2021
Origen: fsspx.news
Irene Montero, Ministra de Igualdad

El gobierno socialcomunista de España se prepara para intensificar la ley del aborto. El objetivo final sería despenalizar definitivamente el aborto, es decir, convertirlo en un derecho.

Tras la aprobación de la ley sobre la eutanasia y después de la luz verde dada por el Consejo de Ministros a la ley Trans, que permitiría modificar el estado civil a partir de los 14 años, la coalición del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y los comunistas de Podemos ahora quieren apretar más la tuerca al aborto.

Según afirma la Ministra de Igualdad, Irene Montero, "España está dispuesta a despenalizar definitivamente el aborto", que ha cobrado la vida de alrededor de 150,000 niños arrancados de los vientres de sus madres desde 1985.

La defensora del aborto

La propuesta tiene cuatro objetivos declarados:

- poner fin a los tres días obligatorios de reflexión antes de proceder con un aborto, actualmente previstos por la ley;

- aumentar las penas contra los rescatadores, hasta el encarcelamiento, con el fin de proteger las salas de aborto y privar a las madres de su derecho a la información;

- eliminar el consentimiento de los padres para las menores que quieran abortar;

- limitar la objeción de conciencia del personal sanitario, ya que la mayoría de ellos quieren salvar vidas, señalando el aborto como un acto no médico.

Es fácil ver que el objetivo, por un lado, es hacer que el aborto parezca un procedimiento ordinario de la vida, una atención rutinaria, que no necesita mucha reflexión. Por otro lado, limitar la oposición a la ley tanto como sea posible, especialmente por parte de los médicos que pueden verse privados de un derecho fundamental: negarse a matar a un niño inocente.

Montero sostiene que la objeción de conciencia de los médicos no debe anteponerse al derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo: deben poderse realizar el aborto en "un hospital público, cercano a su domicilio, eligiendo el método y con todas las garantías para sus derechos".

Actualmente, muchos médicos se niegan a practicar este acto de barbarie, y señalan que el aborto directo no es médicamente necesario para salvar la vida de una mujer. Definitivamente no pertenece a la categoría de atención médica.

Es posible que pronto haya "mártires" -testigos- del aborto más allá de los Pirineos.