El juicio del edificio de Londres

Julio 31, 2021
Origen: fsspx.news

El juicio por el uso indebido de fondos pertenecientes a la Secretaría de Estado, más conocido como el juicio del edificio de Londres, comenzó el martes 27 de julio en una sala de audiencias ubicada en las instalaciones de los Museos Vaticanos.

La primera sesión brindó principalmente a los abogados defensores de los diez acusados ​​la oportunidad de presentar sus mociones preliminares. La audiencia fue presidida por el juez Giuseppe Pignatone. Duró siete horas. Una treintena de abogados, periodistas y policías se encontraban presentes en esta improvisada sala de audiencias.

Por otro lado, solo tres de los diez acusados pudieron realizar el viaje, entre ellos Monseñor Mauro Carlino y el cardenal Giovanni Angelo Becciù, exdiputado de la Secretaría de Estado, acusado de malversación de fondos, abuso de poder y soborno.

Este último dijo estar "confiado en que los jueces podrán ver los hechos, y mi gran esperanza es que reconozcan mi inocencia".

Varios abogados solicitaron un aplazamiento

El abogado de Cecilia Marogna presentó una solicitud de aplazamiento alegando que el Departamento de Información para la Seguridad (DIS), que depende de la presidencia del Consejo en Italia, ordenó una investigación basada en una denuncia que ella había presentado para ser liberada de la confidencialidad.

El abogado de Gianluigi Torzi solicitó un aplazamiento debido al "impedimento legítimo" de su cliente para asistir a la audiencia. Este último se encuentra en libertad condicional, con un brazalete electrónico desde el 28 de abril de 2021, y "no puede salir de Londres".

El abogado de Enrico Crasso presentó una serie de excepciones y objeciones. También se quejó de la ausencia de "muchas actas" y de que a los imputados no les ha sido garantizado el tiempo suficiente para preparar su defensa.

Impugnaciones sobre los rescriptos del Papa

Todos los abogados se unieron para exigir que el decreto de acusación sea declarado nulo y sin efecto, debido a los cambios introducidos en el procedimiento por los rescriptos del Papa. Según señalaron, un rescripto es un "acto administrativo" y "la duda radica en saber si un acto administrativo puede derogar la legislación vigente".

Otros tres rescriptos del Papa introdujeron procedimientos penales "solo para estos procesos", lo que convertiría al Vaticano en "un tribunal especial".

Finalmente, se destacaron otras anomalías de procedimiento: ausencia de grabaciones de determinados interrogatorios, ausencia de un abogado durante la comparecencia voluntaria, orden de aprehensión sospechosa.

"El Papa es el legislador"

El abogado de la parte civil de la Secretaría de Estado destacó que "el Papa es el legislador". Por su parte, el promotor de Justicia del Vaticano, Gian Piero Milano, retomó la cuestión del rescripto papal el cual, explicó, es un acto que expresa "el poder supremo" del Papa.

Posteriormente, el juez que presidía el tribunal levantó la orden de arresto del Vaticano contra Raffaele Mincione y reservó su posición sobre todas las excepciones y demandas de los abogados.

Finalmente decidió que todos los ausentes de esta primera audiencia, con la excepción del agente Gianluigi Torzi, el cardenal Angelo Becciù y el exsecretario Mauro Carlino, deberían ser juzgados in absentia.

El juicio se pospuso hasta el 5 de octubre.