El Papa Francisco telefonea a Emmanuel Macron

Marzo 27, 2021
Origen: fsspx.news

El presidente de la república francesa y el Papa Francisco hablaron por teléfono por cuarta vez desde la elección de Emmanuel Macron en 2018. Un intercambio deseado por el jefe de la Iglesia, según el Palacio del Elíseo.

¿De qué habrán hablado este domingo 21 de marzo de 2021? Según la información que se filtró desde el Palacio del Elíseo, el presidente de la república francesa comenzó hablando sobre el viaje apostólico del Papa a Irak, un "verdadero punto de inflexión en la región" del que Emmanuel Macron aseguró "no haberse perdido nada".

La comunicación presidencial también afirmó que los dos jefes de Estado "compartieron sus pensamientos y preocupaciones sobre las crisis que está desestabilizando muchas regiones del mundo". Otros de los temas que trataron fueron la expansión del yihadismo en África y la preocupante situación en el Líbano.

De manera más amplia, los dos hombres discutieron "la inestabilidad causada por los países que usan la diplomacia religiosa con fines políticos", así como los desafíos del mundo "postCovid-19".

La conversación telefónica, que comenzó alrededor de las 5 de la tarde, duró unos 40 minutos. El Palacio del Elíseo anunció que había sido organizada a petición del soberano pontífice: una forma de corresponder al jefe de estado francés que telefoneó a su homólogo hace un año, cuando la primera ola de la epidemia del SARS-CoV-2 confinó a Europa y parte del mundo.

La comitiva presidencial no dijo si se discutieron temas espinosos, como la ley contra el separatismo, que preocupa a la Iglesia de Francia, o la propuesta de revisión de la ley de bioética.

El Elíseo recordó, eligiendo bien sus palabras, que el Papa argentino "aceptó la invitación" de Emmanuel Macron para visitar Francia: a un año de las elecciones presidenciales, es poco probable que la diplomacia de la Santa Sede se embarque en un viaje apostólico a Francia, pues podría parecer una forma de apoyo a un presidente saliente en busca de reelección.

Sobre todo, porque la reciente intrusión del Papa contra el auge del populismo en Francia, durante una audiencia privada en el Vaticano el 15 de marzo, parece haber socavado la sacrosanta reserva de la Santa Sede, en relación con la vida política de los distintos estados con los que mantiene relaciones diplomáticas.