El Templo Satánico: el vergonzoso aliado de Joe Biden

Septiembre 04, 2020
Origen: fsspx.news

Escudándose detrás de la libertad religiosa, el "Templo Satánico" está haciendo todo lo posible por conseguir que sus miembros queden exentos de las leyes que restringen el aborto en algunos estados estadounidenses. Su objetivo: llevar el tema del aborto nuevamente hasta la Corte Suprema.

"El Templo Satánico es una religión que cree en la buena voluntad y en la empatía entre todos, rechaza la autoridad tiránica y aboga por el sentido común y la justicia", escribió con una desfachatez desarmante el periodista David Cohen, en el sitio web de noticias Rolling Stone, el 24 de agosto de 2020.

Cabe recordar que los seguidores de esta secta se dieron a conocer al público en general, cuando lograron introducir libros satanistas para colorear en las escuelas de Florida, en respuesta a la decisión de un juez local que autorizó la distribución de biblias escolares.

Rolling Stone, una revista muy popular entre la juventud estadounidense, conocida por defender las posiciones más libertarias, informa en este artículo sobre la lucha por el aborto liderada por el Templo Satánico, una asociación "confesional" fundada en 2013 por Lucien Greaves, cuyo objetivo es luchar contra la influencia de los cristianos conservadores en Estados Unidos.

Según sus dirigentes, esta "religión" se basa en el hecho de que "el cuerpo es inviolable, sujeto a la voluntad individual de cada uno, con la consecuencia de la posibilidad de abortar sin límite ni restricción".

En esta perspectiva equivocada, impedir un aborto a una mujer que se declara seguidora del Templo Satánico constituiría un obstáculo a la sacrosanta Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que protege la libertad religiosa.

"Desde hace años años", explica David Cohen, "el Templo Satánico ha luchado por extender a sus propios miembros las nociones de libertad religiosa que la conservadora Corte Suprema aplica a los cristianos, (…) para eximirlos de las leyes restrictivas sobre el aborto".

La falacia, o más bien la simplicidad del razonamiento, hasta ahora no ha sido aprobada por los tribunales, pero los seguidores de la secta creen que pueden recurrir a un fallo de la Corte Suprema de 1990 -titulado Employment Division vs Smith- para inscribir el aborto libre y gratuito como una expresión del derecho a la libertad religiosa. Para ello, el futuro presidente de Estados Unidos será sin duda un factor determinante.

¿Apoyará el Templo Satánico al candidato demócrata en las elecciones presidenciales programadas para noviembre de 2020? Todo parece indicar que sí, dadas las posiciones liberales sobre el aborto defendidas por el católico Joe Biden.

Por si fuera poco, una de las integrantes de su equipo, Michelle Lujan Grisham, la segunda mujer en ocupar el cargo de gobernadora de Nuevo México, no duda en publicar en Twitter su apoyo oficial a uno de los líderes del Templo Satánico, Greg Stevens.

La secta, sin embargo, podría convertirse en un aliado vergonzoso para el candidato demócrata, que cada vez tiene menos probabilidades de hacerse con el voto de los católicos, ya de por sí "sorprendidos" a causa de la nominación de Kamala Harris a la vicepresidencia, en caso de triunfar en las elecciones presidenciales.

Uno de los portavoces de Joe Biden, Andrew Bates, intentó tranquilizar al electorado católico el 7 de agosto en Fox News: "la fe de Joe está arraigada en su corazón; la ha vivido con dignidad toda su vida, y ha sido una fuente de fortaleza y consuelo en los momentos de dificultad".

Queda por ver si esto será suficiente para convencer a los votantes católicos.