El Vaticano condena a prisión a un exdirector de banco

Febrero 11, 2021
Origen: fsspx.news
Angelo Caloia, exdirector del IOR

El tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano condenó al expresidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR) a 8 años y 11 meses de prisión por lavado de dinero y malversación de fondos agravada. Esta es la primera vez que se dicta una sentencia de prisión por un delito financiero en el estado más pequeño del mundo.

"Puedo afirmar, con cierto orgullo, que el IOR es actualmente más transparente que cualquier otra institución financiera". Estos comentarios de Angelo Caloia, que datan de 2004, mencionados por el periodista de Avvenire Giancarlo Galli en su libro White Finance, no pueden sino hacernos sonreír: el que dirigía el "banco" del Vaticano, al mismo tiempo lavaba dinero sucio y malversaba fondos por su cuenta...

El caso comenzó a crecer en 2009, cuando el vaticanista Gianluigi Nuzzi, aficionado a los escándalos en Roma, publicó Vatican SpA, un libro en el que se revelan diversas operaciones turbias del IOR, proporcionando elementos de prueba: ese mismo año, Angelo Caloia fue destituido por el Papa Benedicto XVI, quien nombró en su lugar a Ettore Gotti Tedeschi, quien a su vez fue reemplazado en 2013 por Ernst von Freyberg, compatriota y hombre de confianza del pontífice alemán.

Es a partir de esta fecha que se realizó una investigación y auditoría internas. Al año siguiente, el 6 de diciembre de 2014, Reuters reveló que el fiscal del Estado de la Ciudad del Vaticano, el equivalente a un fiscal general, había incautado dieciséis millones de euros en las cuentas bancarias de Angelo Caloia, del director general del IOR, Lelio Scaletti, quien murió el 15 de octubre de 2015, y de su abogado, Gabriele Liuzzo, ahora de 97 años.

El juicio inició en el Vaticano en mayo de 2018, y señaló las ventas irregulares de una veintena de propiedades del IOR, realizadas entre 2001 y 2008: bienes vendidos a través de sociedades offshore cincuenta y siete millones de euros por debajo de su valor de mercado. Esta suma terminó en los grandes bolsillos de los acusados.

El veredicto fue leído el pasado 21 de enero por el presidente del tribunal, Giuseppe Pignatone: el exfiscal general de Roma, que ahora ejerce como magistrado en el Vaticano, insistió en un "juicio destinado a permanecer en la Historia", ya que, por primera vez, se dictaron penas de prisión por delitos económicos. Por no hablar de los cincuenta y siete millones de euros que deberán ser devueltos.

Ninguno de los acusados ​​que aún estaban vivos estuvo presente en la última audiencia del juicio.

Se esperan otras condenas por delitos económicos

Giuseppe Pignatone no corre riesgo de quedarse sin empleo: el tribunal que preside anunció el pasado 18 de enero que pronto juzgará a Cecilia Marogna. A esta joven consultora italiana le fueron confiados, por el exsecretario adjunto del Estado, Angelo Becciu, medio millón de euros en una cuenta eslovena, para las llamadas misiones diplomáticas: una suma nada despreciable, la mitad de la cual habría sido desviada para comprar artículos de lujo...

El ex número dos del Secretario de Estado fue despedido repentinamente el 24 de septiembre de 2020 por el Papa Francisco, luego de que su nombre fuera asociado, entre otras cosas, con la controvertida compra de un edificio en el centro de una lujosa zona de Londres.

Cabe señalar que el Vaticano no tiene un sistema penitenciario. Los condenados por delitos cometidos en el estado más pequeño del mundo están cumpliendo sus condenas en cárceles italianas, cuyos costos son cubiertos por la Santa Sede.