Elecciones presidenciales en Estados Unidos: la cuestión del voto católico

Noviembre 28, 2020
Origen: fsspx.news

Si bien el equipo del presidente Donald Trump ha acordado hacer la transición con el equipo del demócrata Joe Biden -sin reconocer todavía la victoria de su oponente- la cuestión del voto del electorado católico del pasado 3 de noviembre ha despertado el interés de los medios en Estados Unidos. 

Una primera encuesta sobre las elecciones del 3 de noviembre de 2020, publicada por el Washington Post, parece indicar que el candidato demócrata obtuvo el 51% de los votos entre los católicos, contra el 47% para el presidente saliente.

Estos datos constituirían una inversión de la situación con respecto a 2016, cuando Donald Trump derrotó por mucho a Hillary Clinton entre el electorado católico, 52% contra 45%.

Sin embargo, una segunda evaluación, hecha por The Associated Press y Fox News, sugiere una diferencia mucho más reñida, indicando que los católicos votaron por Trump con un 50% y por Biden con un 49%.

A pesar de estas diferencias, las dos encuestas resultarían "consistentes, una vez tomados en cuenta los márgenes de error", y el voto de los católicos "se repartiría uniformemente", según Mark Gray, miembro del Centro de Investigación Aplicada de la Universidad de Georgetown, citado por The National Catholic Register.

Esto es precisamente lo que admitió a medias uno de los miembros del equipo de Joe Biden: "ha quedado claro que el voto católico sólo representa una ganancia marginal para Biden", explicó John White, politólogo de la Universidad Católica de América, y copresidente de la asociación Catholics for Biden.

La versión de la historia no es exactamente la misma del lado de Brian Burch, presidente de la asociación pro-Trump Catholic Vote: según él, los "verdaderos" católicos votaron por Trump, porque incluso asumiendo que las encuestas citadas fueran correctas, sus datos ignoran una distinción de primordial importancia que debe hacerse entre los católicos practicantes regulares y los católicos no practicantes.

"El voto católico genérico es irrelevante, ya que una gran proporción de los encuestados a pie de urna no practica ni se toma en serio la fe católica. Entonces, en términos relevantes para la Iglesia, [entre] aquellos que todavía practican la fe, Donald Trump logró nuevamente una victoria abrumadora", precisó Brian Burch, quien afirma que "Trump obtuvo alrededor del 60% de los votos de católicos practicantes".

Asimismo, Andy Walworth, director de comunicaciones de RealClear Media Group, dijo a EWTN News Nightly que lo más importantes con respecto al voto católico es la distinción "entre quienes practican cada semana, y los que no lo hacen".

"En Pensilvania, vimos esta distinción muy claramente, incluso de manera brutal: los católicos representan alrededor del 25% del electorado, y entre los católicos practicantes, Donald Trump tiene 40 puntos de diferencia. Por el contrario, tiene una diferencia de 25 puntos en su contra entre los no practicantes".

Para Brian Burch, no hay duda de que los católicos que votaron por Joe Biden, lo hicieron "porque tenían un problema con la personalidad de Donald Trump, y no porque apoyaran las políticas del candidato demócrata".

Durante las últimas dos décadas, el electorado católico ha demostrado ser de vital importancia para el triunfo del candidato al que apoya, ya sea el candidato demócrata o el republicano.

Fue así que, en el año 2000, Al Gore obtuvo por un estrecho margen el 50% del voto católico, pero G.W. Bush venció a John Kerry, quien es católico, con el 52% del voto católico en noviembre de 2004. Por su parte, Barack Obama obtuvo la mayoría de los votos católicos en 2008 y 2012.