En Gabón, la Iglesia condena la despenalización de la homosexualidad

Julio 10, 2020
Origen: fsspx.news

El 29 de junio de 2020, el Senado de Libreville (Gabón) aprobó definitivamente el proyecto de ley que deroga el carácter delictivo de la homosexualidad. Una decisión celebrada por la ONU y fuertemente criticada por el episcopado católico, que representa un paso más en el proceso de secularización del país.

"La nación gabonesa se está agrietando peligrosamente", según el encabezado de un periódico gabonés del 29 de junio de 2020. Una preocupación legítima desde el 23 de junio, fecha en que la Asamblea Nacional aprobó en primera lectura el proyecto de despenalización de la homosexualidad, con el apoyo del poder ejecutivo.

Una semana después, el Senado de Gabón aprobó, a su vez, por 59 votos contra 17 - 4 senadores se abstuvieron - la eliminación de la enmienda que castiga la homosexualidad con seis meses de prisión y una multa de cinco millones de francos CFA, (alrededor de 7,600 euros). La ley entró en vigor a partir de julio.

Antes de que entrara en vigor, en julio de 2019, el nuevo Código Penal, había un vacío legal con respecto al tema de la homosexualidad. Esta última no estaba prohibida ni autorizada, porque no representaba un problema. Luego de haberse conservado tradicional durante mucho tiempo, la sociedad africana se ve superada hoy por todos los excesos y vicios de la modernidad.

El episcopado católico reaccionó al voto de los parlamentarios. El 24 de junio, en nombre de la Conferencia Episcopal de Gabón, Monseñor Jean Patrick Iba Ba, arzobispo de Libreville, declaró claramente: "Decimos 'no' a la despenalización de la homosexualidad". Esta decisión, explica el prelado, está arraigada en la Revelación cristiana, porque "la Biblia declara que la persona humana es creada hombre y mujer. Esta diferencia constituye su relación y su complementariedad y se logra en el matrimonio. Mientras que la homosexualidad falsifica la antropología y trivializa la sexualidad".

Gabón se ha convertido así en uno de los pocos países del África subsahariana en despenalizar la homosexualidad, allanando el camino para todas las transgresiones futuras contra la ley natural y el decálogo.

A través de su representante local, la ONU celebró este hecho: "Este paso es una dimensión esencial del principio de 'no dejar a nadie atrás', el cual es la base del desarrollo sostenible" (sic). Un paso más hacia la ignominia.