En Myanmar, las iglesias arden en silencio

Diciembre 10, 2021
Origen: fsspx.news
Incendio en la ciudad de Thantlang provocado por el ejército

Muy a menudo fuera del foco de atención, la situación de los cristianos en Myanmar (antes Birmania) continúa deteriorándose, como lo demuestra la reciente destrucción de iglesias en el país.

"Si las iglesias y los edificios católicos son atacados nuevamente, todas las relaciones cordiales se interrumpirán y esto tendrá consecuencias dolorosas para todos", advirtió monseñor Peter Hla, quien considera que ya ha sido suficiente. 

El obispo de Pekhon, una diócesis ubicada en el estado de Shan, al este de Myanmar, reaccionó así a los últimos abusos perpetrados por el Tatmadaw, el ejército de Myanmar ahora al mando del país, que incendió el 28 de noviembre de 2021, la iglesia de San Nicolás y ochenta viviendas en la ciudad de Thantlang, para castigar a los residentes por "colaborar con los rebeldes".

La iglesia, reducida a cenizas actualmente, se construyó hace tan solo veintiocho años, lo suficiente para permitir el florecimiento de dos vocaciones sacerdotales que tuvieron la gracia de perseverar hasta el final: toda una proeza en un país donde el 90% de la población es budista, y la minoría católica representa alrededor del 6% de la población total.

Desde el punto de vista de los cristianos, la situación está muy lejos de mejorar, desde el golpe de Estado que permitió al ejército tomar el poder el 1 de febrero pasado: "mientras el ejército quema las casas de los civiles, detiene y mata a la población local, en varias regiones del país, los civiles están huyendo por los bosques, en los territorios de las diócesis de Hakha, Pekhon y Loikaw respectivamente", informó una fuente local a Fides. 

En cinco meses, la catedral del Sagrado Corazón -en la que oficia monseñor Hla, por citar solo este ejemplo- ha sido atacada tres veces por cohetes: "atacar la catedral es como atacar el corazón de los creyentes, todos los fieles se sienten tristes por estas exacciones", se lamentó el obispo de Pekhon.

Un sacerdote birmano denunció a la agencia Fides un "doble juego" por parte de la junta militar ahora en el poder, señalando que los actos de violencia gratuitos contra civiles y lugares de culto cristianos aumentan la frustración y las protestas de los jóvenes contra el ejército: porque aunque las iglesias se han convertido en el blanco principal de los ataques militares, la situación es muy diferente para las pagodas y los templos budistas.

Cabe recordar que la minoría cristiana de Myanmar se concentra principalmente en los estados de Chin (este), Kayah (oeste) y Kachin (norte).

Además, los cristianos pertenecen principalmente a minorías étnicas que luchan por su autonomía frente al gobierno federal y que, tanto por razones étnicas como religiosas, se enfrentan a una hostilidad de muchos años por parte del ejército birmano, compuesto a su vez por una mayoría de miembros de la etnia Bamar, que profesan un budismo tan estricto como intolerante.

Catedral de la diócesis Pekhon (Myanmar)