Enfrentamiento entre la Curia y los obispos alemanes

Diciembre 01, 2022
Origen: fsspx.news
Los cardenales Luis Ladaria Ferrer y Marc Ouellet

Pocos días después de ser rechazada por la Conferencia Episcopal de Alemania (DBK), la propuesta romana de moratoria del camino sinodal alemán se hizo pública, en un movimiento inusual, por parte del Vaticano: una forma en que la Curia puede aumentar la presión, a la espera de una posible decisión clara del soberano pontífice.

Fue a través de L'Osservatore Romano del 24 de noviembre de 2022, retransmitido por el portal de información oficial de la Santa Sede, Vatican news, que la Curia romana hizo pública su evaluación del método empleado por el camino sinodal alemán, respondiendo así al rechazo por parte de la DBK de la propuesta de moratoria mencionada recientemente por FSSPX.Actualités.

La prensa vaticana ha decidido publicar los dos informes de los cardenales Luis Ladaria Ferrer, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, y Marc Ouellet, prefecto del Dicasterio para los Obispos, leídos a los prelados alemanes durante la reunión interdicasterial del 18 de noviembre, reunión en la que no participó el Papa Francisco, contrariamente a lo previsto por el servicio de prensa de la Santa Sede.

El Prefecto del Dicasterio para la Fe, en su comunicado titulado "Ser parte de un cuerpo mayor" enumeró cinco "preocupaciones" contra el camino sinodal alemán:
- los documentos de trabajo del sínodo no forman un "todo coherente" y se basan en afirmaciones que "no están totalmente aseguradas" desde el punto de vista de la fe y la moral;
– el punto de partida de la reflexión según la cual los abusos en la Iglesia serían sistémicos, es erróneo;
- el camino sinodal alemán se equivoca al insinuar que "casi no hay nada salvable en la moral sexual y que todo debe cambiarse";
– no hay razón para mantener abierto el debate sobre la ordenación sacerdotal de las mujeres, porque ya se ha resuelto;
- finalmente, las conclusiones del sínodo son "deficientes" con respecto a los poderes tradicionales del obispo en materia de enseñanza, fe y santificación de los fieles.

Para concluir, como si tuviera la sensación de caminar sobre cáscaras de huevo, el cardenal Ladaria aclara: "La Iglesia universal necesita de la Iglesia en Alemania, como la Iglesia en Alemania necesita de la Iglesia universal".

A continuación, tomó la palabra el Prefecto del Dicasterio para los Obispos, comenzando -como captatio benevolentiae- con un elogio del episcopado alemán, que, en palabras del cardenal, "ha tomado muy en serio el drama de los escandalosos abusos en la Iglesia".

Dicho esto, el alto prelado de Quebec señaló el peligro de un "cisma latino inminente": ¿cómo la agenda de un grupo de teólogos de hace algunas décadas podría convertirse en la propuesta mayoritaria del episcopado alemán? ¿Qué sucedió? ¿Dónde estamos ahora?", se pregunta.

Para el cardenal Ouellet, las propuestas del camino sinodal "socavan abiertamente la comunidad eclesiástica" porque crean "dudas" y "confusión": las considera obra de "grupos de interés" particulares, y piensa que el proyecto de reforma alemán "se ha salido del camino".

Al final de su discurso, el Prefecto del Dicasterio de los Obispos llamó a sus colegas en Alemania a una "moratoria", en nombre de "la unidad de la Iglesia", a un "cambio de método": propuestas que fueron cortésmente rechazadas por el episcopado alemán. Lo que quizás explique por qué Roma decidió comunicarse de una manera bastante inusual.

También se sabe que durante la reunión interdicasterial del 18 de noviembre, habló el cardenal secretario de Estado, Monseñor Pietro Parolin, pero el contenido de su intervención no se hizo público, como se especifica en la versión alemana de Vatican News.

Queda ahora por conocer la posición pública del Papa que, hasta ahora, ha preferido ser relativamente discreto y no adelantarse a la cuestión del sínodo alemán. Cabe decir que no es fácil adiestrar al águila alemana, sobre todo después de conocer la aportación a la Iglesia universal de una Iglesia local que generó más de seis mil millones de euros en ingresos fiscales en 2020...