Enfriamiento climático entre el episcopado estadounidense y el Papa Francisco

Noviembre 06, 2021
Origen: fsspx.news

Mientras se llevaba a cabo la cumbre de la COP26, el 31 de octubre de 2021, en Glasgow (Escocia, Reino Unido) sobre el tema del calentamiento global, un estudio de Estados Unidos puso de relieve el silencio de una gran parte del episcopado estadounidense sobre este tema, mostrando un nuevo punto de desacuerdo con el Papa Francisco.

¿Los obispos estadounidenses no comparten el mismo entusiasmo que el Papa Francisco por la ecología? Para responder a esta pregunta, el instituto IOP Science recopiló nada menos que 12,077 artículos publicados por los ordinarios de 201 jurisdicciones eclesiásticas en Estados Unidos, durante un período que se extiende entre junio de 2014 y junio de 2019, es decir, antes y después de la encíclica Laudato si'.

En particular, los investigadores evaluaron la frecuencia y el contenido de las intervenciones episcopales sobre el tema de la hipótesis del cambio climático: con resultados que corren el riesgo de hacer rechinar algunos dientes en Santa Marta.

De todos los artículos episcopales recopilados, solo 93, o el 0.8% del total, mencionan este tema que se ha convertido en la doxa de la religión ecológica. Además, estos noventa y tres artículos fueron escritos por cincuenta y tres obispos, lo que representa el 26% del cuerpo episcopal.

Otro punto planteado en el estudio de IOP Science: cuando los obispos sí mencionan el cambio climático en los noventa y tres artículos en cuestión, no es para transmitir con exactitud el contenido de la encíclica Laudato si', ni mucho menos.

Por ejemplo, seis obispos restan importancia al grado de autoridad que representa la teoría del cambio climático, otros nueve relativizan esta hipótesis, eclipsándola con otras enseñanzas recientes de la Iglesia sobre ecología.

Asimismo, veintinueve obispos siguen sin tener muy clara la enseñanza transmitida por Laudato si’, mostrando así la incomodidad que provoca un acto pontificio sobre el que uno se pregunta a qué magisterio corresponde realmente.

Solo el 0.46% de los discursos episcopales describen el cambio climático como real o en curso; el 0.12% afirma que existe un consenso científico sobre el tema; el 0.24% lo describe como una emergencia potencialmente mortal.

Un silencio evocador si se toma en cuenta que los obispos estadounidenses saben hablar -con prolijidad- y tomar una posición definida cuando se trata de defender el derecho a la vida, de negar la comunión eucarística a los "divorciados vueltos a casar" o a los políticos que apoyan la cultura de la muerte.

Resulta conveniente comparar esta investigación con otros análisis publicados en los últimos años, y que destacan que los católicos afiliados al Partido Republicano son bastante críticos sobre el giro ecológico del actual pontificado, a diferencia de los católicos progresistas afiliados al Partido Demócrata.

Esta resistencia episcopal al mensaje "ecológico" proveniente de Santa Marta demuestra ciertamente que el grado de autoridad de estos documentos, como la encíclica citada, es casi nulo. Se trata solamente de un magisterio pastoral que pertenece al concilio.

No es difícil trasladar esta observación a otro acontecimiento que también quería ser únicamente pastoral y, por tanto, descuidó la enseñanza de la verdad católica: todos habrán entendido que se trata del Concilio Vaticano II. Por eso su autoridad es mínima, tan solo humana, y desafiarla en nombre de la tradición es un servicio a la Iglesia.