España: los benedictinos de Los Caídos podrían pagar caro el precio de su oposición

Noviembre 07, 2019
Origen: fsspx.news
El Padre Santiago, prior de la comunidad benedictina de Los Caídos.

El primer ministro socialista, Pedro Sánchez, tiene previsto "remodelar" el Valle de Los Caídos. Si bien el proyecto no se ha aprobado todavía definitivamente, los benedictinos, cuya valiente oposición a la exhumación del cuerpo del general Franco fue difundida por los medios de comunicación, están más que nunca en el punto de mira.

Ubicada a unos quince kilómetros del Real Monasterio de El Escorial, la basílica de la Santa Cruz de Los Caídos está como escondida en la piedra donde fue excavada. Una cruz monumental de 100 metros de altura, visible a 40 kilómetros de distancia, domina el paisaje.

Desde su apertura en 1959, la basílica se confió al cuidado de una comunidad de monjes benedictinos dependientes de Solesmes (Francia). Estos monjes fueron puestos bruscamente en medio de la escena político-mediática hace varios meses, tan pronto como expresaron su oposición a la exhumación de los restos del general Francisco Franco. Los procedimientos legales que emprendieron resultaron inútiles.

Sin embargo, su oposición podría costarles muy cara: el primer ministro español planea retirar a los benedictinos la concesión de la basílica. Sobre todo, porque el gobierno tiene en la mira otro proceso de exhumación: el de José Antonio Primo de Rivera, un católico ferviente, fundador de la Falange española, ejecutado en la prisión de Alicante a la edad de 32 años por los republicanos, el 20 de noviembre de 1936. Esto podría motivar una nueva oposición por parte de los benedictinos, tan tenaz como la primera.

Un cadáver más, tan vergonzoso como el del Caudillo, para Pedro Sánchez, que, con el transcurso de los meses, parece especializarse en las pompas fúnebres: un mal presagio a tan solo unos días de las elecciones legislativas, programadas para el 10 de noviembre de 2019.