Estados Unidos: los demócratas a punto de perder el voto católico

Agosto 26, 2020
Origen: fsspx.news

Al haber elegido, el 11 de agosto de 2020, a una senadora partidaria del aborto como candidata a la vicepresidencia, el contendiente demócrata a la sucesión de Donald Trump corre el riesgo de perder el voto católico, en una elección programada para el próximo noviembre.

"Biden-Harris: Es necesario remontarse varios años atrás para encontrar una 'dupla' demócrata sin un candidato católico". El mordaz tuit de Monseñor Thomas Tobin, obispo de Providence, es un reflejo de las reacciones de los católicos estadounidenses, tras el nombramiento de Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia del candidato presidencial demócrata.

La senadora afroamericana, designada el 11 de agosto de 2020 por Joe Biden, se convertiría, en caso de la victoria de este último, en la primera mujer en ocupar el cargo de vicepresidenta de Estados Unidos.

Sin embargo, su origen y su trayectoria en el gobierno no deben hacernos olvidar que la exfiscal, egresada de la Universidad Howard y de la Universidad de California, se posiciona claramente a favor de la liberalización del aborto y los derechos de los homosexuales.

Suficiente para ofender a la parte católica del electorado demócrata, conformada por varios millones de votantes, quienes no están dispuestos a votar por candidatos que ignoran la vida de los niños por nacer. "Este nombramiento no ofrece ninguna garantía a los demócratas provida y, de hecho, alienará a más de 21 millones de votantes demócratas que se han sentido excluidos del partido desde hace algún tiempo", lamentó, en un comunicado, el grupo de demócratas a favor de la vida.

Charles Camosy, profesor de la Universidad de Fordham, expilar demócrata que renunció a su partido en la primera mitad de 2020, debido a las posiciones expresadas sobre el aborto, calificó la elección de Kamala para el cargo de vicepresidenta como "profundamente imperfecta".

Alexandra DeSanctis, editora de National Review -revista bimestral conservadora estadounidense ampliamente leída- reaccionó de forma similar, recordando que, en el pasado, Kamala mostró un "sectarismo anticatólico reprensible", dentro de la Comisión Judicial del Senado, y considera que "no hay razón para creer que sus opiniones hayan cambiado".

Unos meses antes de la votación presidencial estadounidense que -si no se retrasa por razones sanitarias- debería llevarse a cabo el 5 de noviembre, la elección hecha por Joe Biden, ya cuestionado por su apoyo al aborto y al matrimonio homosexual, es una mala señal para los católicos estadounidenses.