Estados Unidos: una votación en el Senado intenta garantizar el acceso al aborto

Mayo 16, 2022
Origen: fsspx.news

La estrecha mayoría demócrata en el Senado no fue suficiente el miércoles pasado para permitir la aprobación de una ley que garantiza el acceso al aborto en Estados Unidos. Un fracaso legislativo esperado, en vista de una decisión de la Suprema Corte.

 

El Senado de Estados Unidos rechazó un proyecto de ley que garantizaría el acceso al aborto a nivel federal hasta justo antes del nacimiento. Se necesitaban sesenta votos para que se aprobara el proyecto de ley. Todos los senadores republicanos votaron en contra.

Esta votación fue sobre todo simbólica, pues los demócratas no lograron los 60 votos de los 100 necesarios para avanzar este proyecto. Pero esto forma parte de una lucha más amplia de los progresistas para tratar de legalizar un supuesto "derecho" al aborto.

Los republicanos se opusieron en bloque a este proyecto de ley, acusando a los demócratas, a través de su líder Mitch McConnell, de querer ofrecer "abortos bajo pedido". El último revés: el demócrata Joe Manchin, que ya había contribuido al fracaso de varios proyectos importantes de Joe Biden, votó con la oposición republicana.

El presidente estadounidense criticó el resultado de la votación. "Los republicanos en el Congreso -ninguno de los cuales votó a favor de este proyecto de ley- optaron por oponerse al derecho de las mujeres estadounidenses a tomar las decisiones más personales sobre sus cuerpos, sus familias y sus vidas", denunció en un comunicado de prensa.

Al grito de "mi cuerpo, mi decisión", alrededor de 30 funcionarios electos de la Cámara de Representantes, donde esta ley se aprobó con éxito en septiembre, acudieron a la votación del Senado para impugnar su fracaso.

Manifestaciones diarias

Desde la revelación de este proyecto de sentencia de la Corte Suprema, grupos de mayor o menor tamaño acuden todas las tardes a expresar su cólera frente al templo estadounidense de la ley, un imponente edificio de mármol blanco protegido ahora por una valla. Y algunos manifestantes protestan incluso frente a las casas de los jueces conservadores de la Corte.

Varias organizaciones progresistas importantes lanzaron un llamamiento a los estadounidenses a marchar el 14 de mayo en todo Estados Unidos. Se realizaron cuatro marchas importantes en Washington, Nueva York, Chicago y Los Ángeles, y cientos de mítines en el resto del país.

El presidente estadounidense, Joe Biden, también se comprometió a involucrarse personalmente en la batalla e instó a los estadounidenses a "elegir candidatos que apoyen" el derecho al aborto durante las elecciones legislativas de mitad de período, el 8 de noviembre. Lo que busca es aumentar la mayoría de demócratas en el Senado, con la esperanza de poder aprobar entonces esta ley federal favorable al aborto.

Pero estas elecciones siempre son muy peligrosas para el poder gobernante, y es muy posible que los demócratas, por el contrario, pierdan sus estrechas mayorías en el Congreso durante la votación. Lo cual sería eminentemente deseable para el derecho a la vida.