Filipinas: recuperan un "Santo Niño" 32 años después de haber sido robado

Noviembre 02, 2020
Origen: fsspx.news
A la izquierda, la estatua recuperada. En el centro, la iglesia de Malitbog. A la derecha, la estatua ataviada con sus ornamentos.

Treinta y dos años después de su robo, una estatua del Santo Niño Jesús volvió a su sitio el 22 de septiembre de 2020, en la Iglesia del Santo Niño, en Malitbog, Filipinas, en la diócesis de Maasin.

Francis Ong, un coleccionista de antigüedades católico, fue quien encontró la estatua - esculpida por un artista local alrededor de 1720 a la imagen del Santo Niño de Cebú - que había sido robada en 1988 en la isla de Leyte, según informó la agencia Eglises d'Asie.

Francis Ong explicó que descubrió el origen de la estatua, que acababa de adquirir en noviembre de 2019, gracias a un amigo que lo alertó. "Pensé que había pertenecido a una familia adinerada durante la época española. Nunca imaginé que lo hubieran robado de una parroquia en las Bisayas". El coleccionista precisó que revisó las marcas distintivas para confirmar que realmente correspondía a la estatua robada. Inmediatamente decidió devolverla gratuitamente a su parroquia de origen. "No tengo ningún arrepentimiento ni remordimiento, solo mucha alegría y felicidad, porque es una gracia poder encontrar un tesoro tan espiritual y cultural", agregó.

La estatua del Niño Jesús de Cebú (ciudad de la isla de Cebú, capital de la provincia de Cebú y región de las Bisayas centrales, Filipinas) fue llevada allí por el explorador portugués Fernando de Magallanes el 14 de abril de 1521, como regalo para la reina Juana de Cebú. Ella y su esposo, Rajah Humabon, fueron luego bautizados junto con 800 nativos, estableciendo así el cristianismo en el país. En 1565, cuando el conquistador español Miguel López de Legazpi llegó a Cebú, un soldado español encontró la estatua entre los restos de una casa indígena incendiada. Cebú fue nombrada entonces la "Ciudad del Santísimo Nombre de Jesús". Hoy en día, la estatua, conocida como el Santo Niño de Cebú, es considerada una de las reliquias cristianas más antiguas del país.