Filipinas: un nuevo paso hacia la legalización del divorcio

Febrero 28, 2020
Origen: fsspx.news

La Iglesia y las asociaciones católicas filipinas para la defensa de la familia han reaccionado enérgicamente contra la aprobación del Comité Parlamentario competente de una propuesta para modificar la ley a fin de legalizar el divorcio. Una batalla que acaba de comenzar.

¿Será Filipinas el último país del planeta, aparte de la Santa Sede, en legalizar el divorcio? El 5 de febrero de 2020 se tomó un paso importante en esta dirección.

El Comité Parlamentario, con el apoyo de la mayoría de la clase política, aprobó un proyecto de ley en tres partes, proporcionando un marco legal al divorcio. El proyecto se presentará dentro de poco a las Cámaras para ser analizado. 

"Me sorprendió la prisa con que la Comisión aprobó el proyecto de ley", declaró el Padre Jérôme Secillano, secretario de la Conferencia Episcopal de Filipinas, quien espera que "las deliberaciones y discusiones se lleven a cabo de la misma manera".

Las asociaciones católicas que defienden la indisolubilidad del matrimonio y la protección de la familia también se han manifestado: "el Congreso filipino debe actuar para fortalecer a la familia y no para debilitarla", lamentó el "Forum Laiko", una organización que reúne varios movimientos.

Desde 1999, los proyectos de ley para despenalizar el divorcio se han presentado regularmente en el Parlamento filipino. La fecha más reciente se remonta a 2019, cuando la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley en tercera lectura, pero el Senado lo rechazó.

Jenlyen Passion, una madre de familia involucrada en el ámbito público, resumió el sentimiento de muchos activistas católicos durante una entrevista con la agencia Fides: "El matrimonio es un sacramento que no se puede disolver. Lo que planean los legisladores, es decir, la legalización del divorcio, es un proyecto derivado de la influencia de los valores seculares, y no vamos a quedarnos de brazos cruzados".