Francia: ¿el secreto de confesión bajo amenaza?

Octubre 14, 2021
Origen: fsspx.news
Estatua de San Juan Nepomuceno en el Puente de San Carlos en Praga, desde donde fue arrojado al Moldava

El Ministro del Interior, que también es Ministro de Asuntos Religiosos, Gérald Darmanin, convocó a monseñor Eric de Moulins-Beaufort, presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, el martes 12 de octubre de 2021, para que explicara una declaración hecha por el obispo para el micrófono de France Info en la que dijo que el secreto de confesión está por encima de las leyes de la República.

Durante este programa de radio, el arzobispo de Reims fue interrogado en el marco de la publicación del informe de la Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia (Ciase), también conocido como informe Sauvé, porque lleva el nombre de su supervisor. Dicho informe reveló cifras inquietantes en esta área.

Hay que admitir que monseñor De Moulins-Beaufort cayó en la trampa del periodista, quien insistió en hacerle decir que "el secreto de confesión está por encima de las leyes de la República", lo cual es cierto, pero dadas las condiciones actuales, es algo que debe decirse con tacto para evitar interpretaciones arriesgadas.

Esta afirmación provocó la reacción de los Ministros de Asuntos Religiosos, que convocaron al presidente de la Conferencia Episcopal para que diera una explicación al respecto, así como al Ministro de Justicia, el señor Eric Dupond-Moretti, quien protestó contra la declaración.

El contexto

Para comprender esta reacción, hay que recordar las recientes declaraciones del Ministro del Interior. Al ser interrogado para France Inter, el lunes 1 de febrero de 2021, sobre la "carta de principios del islam en Francia", el Ministro del Interior declaró que los creyentes deben considerar la ley de la República como "superior" a la ley de Dios.

Respecto al tema de la ley que "consolida los principios de la República", cuya revisión empezó en la Asamblea Nacional, el Ministro declaró que las federaciones musulmanas se habían negado a firmar la "carta de principios del islam en Francia": "No podemos discutir con personas que se niegan a escribir en un papel que la ley de la República es superior a la ley de Dios".

Por lo tanto, no resulta sorprendente que reaccionara violentamente a los comentarios de monseñor Moulins-Beaufort. Era lo menos que podía hacer.

Luego de esta reunión con el presidente de la Conferencia Episcopal, el Ministro, dirigiéndose a la Asamblea Nacional, afirmó que los sacerdotes que tuvieran conocimiento de "delitos" contra "menores de 15 años", debían "llevar a la justicia" estos hechos de pedocriminalidad sin oponer el secreto de confesión.

¿Qué dice la ley francesa sobre el secreto de confesión?

Tanto el periódico Le Monde como Le Figaro presentaron una síntesis de la ley francesa con respecto al secreto de confesión. El artículo 226-13 del código penal especifica que la revelación de una "información de naturaleza secreta por una persona que sea su depositaria, ya sea por su estado o por profesión, o por razón de una función o misión temporal", se castiga con un año de prisión y una multa de 15,000 euros.

Este artículo se refiere a las personas sujetas al secreto profesional, como abogados o notarios, o al secreto médico. También se aplica a los clérigos, asimilando el secreto de confesión al secreto profesional. El secreto de confesión ha sido reconocido por el Tribunal de Casación desde 1891 y confirmado en 1977.

La obligación de denuncia del artículo 434-3 del código penal "para cualquiera que tenga conocimiento de privación, maltrato, agresión o abuso sexual" hacia personas vulnerables, incluye excepciones, especialmente para las personas sujetas al secreto. Una circular publicada en 2004 por el Ministerio de Justicia recordó estos elementos.

Sin embargo, una persona obligada por el secreto profesional puede denunciar el abuso de un menor de 15 años, sin ser sancionada, pero como se indica en la circular de 2004 publicada por el Ministerio de Justicia: "La denuncia de tales hechos a las autoridades es una simple capacidad, abierta por el artículo 226-14 del Código Penal".

Por tanto, como lo resume Le Figaro: "La ley francesa ordena a los sacerdotes respetar el secreto [de confesión], excepto cuando tengan conocimiento de delitos o crímenes específicos, en particular aquellos relacionados con menores o personas vulnerables. Pero aunque la ley les otorga la posibilidad de denunciar estos hechos, no les obliga a hacerlo".

Por lo tanto, al menos por el momento, no existe ningún peligro para el secreto de confesión en Francia.

¿Es preciso recordar a los católicos que este secreto es inviolable, y que el sacerdote que lo revela directamente incurre en excomunión latae sententiae, es decir, automática, y que quien lo revela indirectamente es castigado en función de la gravedad del delito?

Ha habido sacerdotes heroicos en la historia de la Iglesia que han muerto por no querer violar este secreto: así lo hizo San Juan Nepomuceno. Y otros que terminaron en la cárcel o en calabozos por el mismo motivo, durante muchos años.