Francia: desacuerdo en la Isla de Ré por una estatua de la Virgen

Febrero 13, 2022
Origen: fsspx.news

Una asociación anticlerical exigió que se retire una estatua de la Virgen, situada en la entrada de La Flotte-en-Ré (Isla de Ré), erigida tras la Segunda Guerra Mundial, en acción de gracias por el regreso a casa sanos y salvos de los jóvenes prisioneros de guerra.

Todo comenzó con un accidente. En 2020, un automovilista, bajo el efecto de alguna poción dionisíaca, golpeó involuntariamente la estatua de la Virgen María, colocada en la entrada de La Flotte-en-Ré. Arrepentido, el culpable se entregó a las autoridades espontáneamente al día siguiente.

La dañada imagen mariana forma parte de la historia de la isla desde 1945, año en que fue erigida en un terreno entonces privado, en agradecimiento por el regreso de los jóvenes soldados del cautiverio, y que dio nombre al callejón sin salida y a la parada de autobús cercana. 

En la década de 1980, el departamento de Charente-Marítimo expropió los terrenos, incluido el lugar donde se encontraba la estatua de la Virgen. Este último, situado en la entrada sur de la ciudad, se transformó entonces en una rotonda. La estatua se trasladó 300 metros a un terreno que ahora es público.

El ayuntamiento, orgulloso de su estatua, decidió repararla y volver a colocarla en su lugar. Sin embargo, no contaban con el revuelo -muy selectivo- ocasionado por la asociación La Libre-Pensée, más rápida en provocar peleas con los campanarios que con los minaretes.

Por lo tanto, el tribunal administrativo de Poitiers se ocupó del asunto, según anunció France 3 Aquitaine, el 6 de febrero de 2022, exigiendo que se retirara la estatua en nombre de la "neutralidad del espacio público en materia religiosa".

El caso recuerda a la ofensiva que la misma asociación lideró en Vendée hace unas semanas, obteniendo de la justicia el desmantelamiento de una estatua del Arcángel San Miguel, en contra de la opinión del alcalde y de sus administradores.

"Hay estatuas de la Virgen por todas partes en Francia, incluso tenemos una segunda en la isla, en Saint-Martin. Si la Fédération de la Libre-Pensée está atacando la estatua de la Virgen en La Flotte, es simplemente porque queríamos reemplazarla después del accidente", lamentó el alcalde de La Flotte-en-Ré, Jean-Paul Heraudeau.

Los habitantes de la isla lanzaron una petición en línea para denunciar un "acto de intolerancia estéril", la cual recolectó 2,300 firmas, el 10 de febrero pasado.

"¡El mundo está loco! Ella siempre ha velado por el pueblo. Incluso después de sufrir diferentes incidentes y experimentar muchos daños, ella sigue manteniéndose de pie, entonces, ¿por qué retirarla ahora?, protestó un residente.

Contactado por teléfono, Claude Biardeau, presidente de la asociación La Libre Pensée de Charente-Marítimo, prefirió mantener un perfil bajo, a la espera de la deliberación, prevista para el 3 de marzo.

Un funcionario de Córcega también dio su apoyo al alcalde de Flotte-en-Ré, indicando que espera firmemente, en compañía de los isleños, que los anticlericales se atrevan a ir a la Île-de-beauté para retirar la estatua de la Virgen, también entronizada en el centro de su ciudad. 

Se puede apostar, sin demasiado riesgo que, en este último caso, la Libre-Pensée no se aventurará en tan "explosivo" terreno...