Francia: ha muerto Sor André, Decana de la Humanidad

Enero 19, 2023
Origen: fsspx.news

Sor André, religiosa francesa reconocida desde abril pasado como decana de la humanidad, murió el 17 de enero de 2023 en su casa de retiro en Tolón, según declaró a AFP el portavoz del centro. Habría cumplido 119 años en febrero.

"Murió a las 2 a.m." mientras dormía, dijo el funcionario al anunciar la muerte de Lucile Randon, conocida como sor André, nacida el 11 de febrero de 1904 en Alès, al sur de Francia.

La religiosa, en la última parte de su vida, ciega y en silla de ruedas, no ocultaba cierto cansancio desde hacía varios años y confesaba que su deseo era "morir pronto".

Pero "Dios no me escucha, debe ser sordo", dijo con humor en una larga entrevista concedida a la agencia AFP en febrero pasado.

Nacida en una familia protestante no practicante, se convirtió al catolicismo a los 26 años y tomó el hábito ya tarde, después de haber cumplido 40 años, en la congregación de las Hijas de la Caridad. Cuando se retiró, siguió cuidando a personas más jóvenes que ella.

"Dicen que el trabajo mata, pero a mí es el trabajo lo que me mantiene viva, porque trabajé hasta los 108 años", declaró en aquel entonces. Una observación que adquiere cierto sabor en las circunstancias actuales.

"Sentimos una gran tristeza, pero ella quería reencontrarse con su amado hermano. Para ella es una liberación", dijo a la AFP David Tavella, jefe de comunicación del asilo Santa Catalina Labouré de Tolón, en la costa mediterránea donde vivía.

La hermana Thérèse, otra residente del asilo, dijo en abril pasado que su misión era "ayudar a los demás" y que "su fe le dio fuerza".

En 2021, contrajo Covid-19 y lo superó sin dificultad, por lo que recibió muchas cartas de distintas partes del mundo, a las que respondía, excepto cuando le pedían mechones de cabello.

Solía bromear sobre el récord que tenía que batir, el de Jeanne Calment, que murió a los 122 años en 1997 en Arles, al sur de Francia.

Compartió muchos recuerdos gracias a su memoria intacta, que conservó hasta el final. Entre ellos, la dramática pérdida de su gemela Lydie a la edad de 18 meses o su llegada a París.

Siempre esperaba con ansias las visitas de sus sobrinos nietos y sobrinas o del alcalde de Tolón, a quien apreciaba mucho, y que expresó su "tremenda tristeza" con motivo de su muerte.

Al Youtuber TiboInshape que le preguntó hace unos meses si a veces se aburría, la hermana André respondió con rapidez: "¡Nunca me aburro porque rezo en el tiempo que tengo libre!" ¿Y por quién oraba? "Por todos y especialmente por los desafortunados, me gusta mimar a la gente y en la oración uno encuentra recursos".

R.I.P.