Francia: una visión general de las ordenaciones sacerdotales celebradas en 2020

Junio 26, 2020
Origen: fsspx.news

El 29 de junio de 2020, en el seminario internacional San Pío X en Écône (Suiza), seis franceses serán ordenados sacerdotes para la eternidad: pero ¿qué sucedió, en general, con las ordenaciones sacerdotales en Francia este año?

San Juan María Vianney decía: "El amor del corazón de Jesús es el sacerdocio". El mes dedicado al divino Corazón de Nuestro Señor es, por lo tanto, el momento perfecto para honrar el sacerdocio católico, especialmente porque el año académico en los seminarios está llegando a su fin. En Écône, Monseñor Bernard Tissier de Mallerais ordenará nueve sacerdotes para la eternidad el lunes 29 de junio, en la fiesta de San Pedro y San Pablo.

Por su parte, la Conferencia Episcopal de Francia publicó, el 22 de junio, las cifras oficiales de las ordenaciones presbiterales. En total, se ordenarán 126 sacerdotes en 2020: 83 sacerdotes diocesanos, 17 sacerdotes miembros de una comunidad no religiosa o de una sociedad de vida apostólica (incluidos 11 para la Comunidad de San Martín y 5 para la Comunidad de Emmanuel), 21 sacerdotes religiosos y 5 sacerdotes procedentes de comunidades que celebran la Misa tradicional, y que anteriormente pertenecían a la ahora extinta Pontificia Comisión Ecclesia Dei: 3 candidatos del Instituto del Buen Pastor y 2 de la Fraternidad San Pedro. La Conferencia Episcopal de Francia no contabiliza a los sacerdotes del Instituto de Cristo Rey, los cuales son 4.

Lo que se deduce a partir de estos datos en bruto, es el nivel tan alarmantemente bajo de ordenaciones en las diócesis. La liturgia tradicional está representada, pero estamos muy lejos de lo que Francia necesitaría para reconquistar las almas para Jesucristo. Los obispos apenas apoyan la Tradición, que sigue manteniéndose amordazada, cuando no se la obliga a aceptar reformas conciliares y compromisos doctrinales.

Siguiendo el ejemplo de Monseñor Marcel Lefebvre, que comprendió a la perfección la importancia de formar un sacerdocio auténticamente católico para "restaurar todas las cosas en Jesucristo", el Superior General de la Fraternidad San Pío X declaró en una entrevista concedida en febrero de 2019 a la revista The Angelus: "nuestros seminarios son el corazón de la Fraternidad; esta última está edificada sobre sus seminarios, y su existencia depende de ello. La Iglesia necesita por sobre todas las cosas sacerdotes santos. No hay una mejor manera de servir a la Iglesia que formando sacerdotes santos: de esta forma cooperamos al propósito mismo de toda la Iglesia.

Este fue el principal objetivo del Concilio de Trento, y la profunda intuición de Monseñor Lefebvre. Cuanto más se devalúa y se pierde este ideal sacerdotal, más importante es permanecer fieles a este objetivo, que es parte de nuestra misión".