Franco: el ensañamiento en torno a una tumba

Octubre 15, 2019
Origen: fsspx.news
La Corte Suprema del Reino de España.

La Corte Suprema del Reino español aprobó la exhumación de los restos mortales del general Francisco Franco, ordenada desde hace mucho tiempo por el gobierno socialista. Los herederos de los republicanos españoles quieren terminar con este asunto rápidamente, porque se acercan las elecciones legislativas de noviembre de 2019. La familia del Caudillo pretende impedir la exhumación y ha hecho un llamamiento al Papa Francisco.

En un indigno y macabro giro de la situación, la Corte Suprema española rechazó, el 24 de septiembre de 2019, la apelación de los descendientes del General Franco. Así quedó autorizada la exhumación de los restos mortales del jefe de Estado que puso fin a la sangrienta guerra civil desatada por los anarquistas y los comunistas. Se trata de una de las medidas fundamentales del gobierno socialista encabezado por un Pedro Sánchez necesitado de inspiración.

Pero la familia de aquel considerado por la prensa internacional como un dictador condenado a una justa damnatio memoriae, no tiene la intención de tirar la toalla: "agotaremos todos los recursos a nuestro alcance (...) ante el Tribunal Constitucional o en el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos", aseguró su abogado, Felipe Utrera Molina.

La Iglesia de España, afectada por una amnesia selectiva, intenta olvidar su gran deuda con el compromiso del Caudillo. El Prior benedictino del Monasterio del Valle de los Caídos, donde descansa Franco, el Padre Santiago Cantera, es uno de los pocos miembros de la jerarquía católica que se opone firmemente a cualquier exhumación.

Solo un hombre puede intervenir: el Papa Francisco. Hasta el momento, el Vaticano no ha querido hablar, pero como el soberano pontífice es el último recurso para el Prior del monasterio de Los Caídos, sería bastante difícil que Francisco no intervenga en un momento dado. A menos que la campaña política para las elecciones legislativas de noviembre de 2019 no vuelva a remover el tema de la exhumación de Franco.

Exoriare aliquis nostris ex ossibus ultor - "Que un vengador nazca algún día de mis cenizas" - mandó decir Virgilio a la reina moribunda de Cartago, evocando la futura figura de Aníbal, el terror de Roma. Sería aconsejable que Pedro Sánchez releyera estos clásicos: por sí solos constituyen una verdadera lección de vida.